LA OTRA FOTO
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

El cartero que no teme al perro

La ciudad de Berna comienza a emplear para el reparto postal a pequeños robots

Los nuevos robots repartidores de correo, en su primera aparición pública en Berna.
Los nuevos robots repartidores de correo, en su primera aparición pública en Berna.Lukas Lehmann (AP)

Habrán vuelto los vinilos y los casetes de música, pero no hay que engañarse: la nueva tecnología, por lo general, se apresta a arrinconar toda nostalgia por los tiempos analógicos. Despojados de toda la palabrería técnica con que se les ha querido bautizar, los dos pequeños robots de la imagen no son más que pequeños carteros.

Aunque aún deberán pasar un periodo de prueba en septiembre, desde ayer forman parte de la plantilla del servicio postal suizo en Berna. Quién sabe si podrían desplazarse más deprisa, pero presumen de moverse al paso de una persona. En su austera imitación de los humanos, solo circularán por la acera y los pasos de cebra.

No se ven aún por las calles, pero los robots carteros se han hecho fuertes en los laboratorios. Hace solo unos días, la Universidad de Stanford presentaba el último: un droide pensado para entregar cartas y pequeños paquetes, incluso en mitad de erráticos grupos de humanos. Obsesionada con lograr robots que fueran la viva imagen de una persona, la técnica ignoró durante años destrezas innatas y discretas, como la de moverse en medio de una multitud sin chocarse. Una rama briosa, la llamada robótica de enjambre, persigue que miles de pequeños autómatas sepan coordinarse solos para ejecutar una tarea común. Los robots mimetizan la textura de la piel y la empatía de la mirada, pero también la complejidad, tan difícil de reducir a algoritmos, del sentido común humano.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Los nuevos carteros de Berna suscitarán el recelo no solo de sus pares de carne y hueso, sino de tecnófobos activistas o de meros fans del trato humano. Lo advirtió Isaac Asimov: “La computerización elimina a los intermediarios”. Pero véase su llegada a las calles de otro modo: en tiempos del WhatsApp y los teclados predictivos, estos nuevos carteros seguirán entregando cartas en papel, muchas incluso manuscritas.

Los robots viven un momento dorado. Durante años permanecieron opacados por la avalancha la electrónica de consumo. Ahora, confundidos en un torrente que de continuo vomita novedades, habrá que buscar un denominador común para ordenarlos. Valga a modo de prueba este: cada vez nos prestan más servicios y, al tiempo, para funcionar cada vez nos necesitan menos.

El servicio postal suizo pondrá a prueba sus nuevos robots carteros en el mes de septiembre.Vídeo: EL PAÍS VÍDEO

Sobre la firma

José Manuel Abad Liñán

Es redactor de la sección de España de EL PAÍS. Antes formó parte del Equipo de Datos y de la sección de Ciencia y Tecnología. Estudió periodismo en las universidades de Sevilla y Roskilde (Dinamarca), periodismo científico en el CSIC y humanidades en la Universidad Lumière Lyon-2 (Francia).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS