Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amigos como los nuestros...

Los musulmanes sí tenemos algo que ver con los crímenes que se cometen en nombre del islam

Un hombre envuelto en una colcha observa el lugar del atentado en el Paseo de los Ingleses de Niza, Francia.
Un hombre envuelto en una colcha observa el lugar del atentado en el Paseo de los Ingleses de Niza, Francia.

Ser musulmán en Occidente en 2016 significa soportar que al menos tres grupos pongan en tela de juicio a diario la “compatibilidad” de nuestra fe con los valores modernos, pacíficos y democráticos: los racistas e intolerantes que no son musulmanes, los musulmanes fundamentalistas y, sobre todo en países como Francia, los laicistas histéricos. Aguantar estas críticas constantes puede llegar a ser verdaderamente descorazonador.

Pero desgraciadamente también significa, para colmo de males y cada vez con más frecuencia, oír cómo nos “defienden” personas e instituciones que se creen muy listas y constructivas cuando aseguran que no existe ninguna relación entre los salvajes actos violentos cometidos por unos monstruos en nombre del islam en todo el mundo y la religión islámica propiamente dicha. Eso nos lo pone muy difícil a los musulmanes que afirmamos que no existe ninguna incompatibilidad intrínseca ni ontológica entre los valores universales y los islámicos.

Desde luego, cualquiera que entienda algo de historia sabe que la conciliación entre los llamados valores “judeocristianos” y los principios pacíficos y democráticos es un giro bastante reciente. Y que, hasta la Segunda Guerra Mundial, esos valores judeocristianos se denominaban valores cristianos, sin más. Las sociedades occidentales, violentamente antisemitas, nunca toleraron ese tipo de jerga hasta que se sintieron abrumadas por la culpa de haber consentido la Shoah. Sin embargo, el hecho de que la mayoría de los elementos del sistema retrógrado y machista asociado hoy al islam derivan, en realidad, de unas normas y costumbres preislámicas que nuestro Profeta dedicó su vida a combatir, es algo que pasa inadvertido para casi todo el mundo, musulmanes y no musulmanes.

Si los musulmanes queremos que se nos tome en serio cuando afirmamos que la nuestra es una religión de amor, paz y justicia social, no debemos ceder a la tentación de decir que no tenemos “nada que ver” con los autores de los abominables crímenes que se cometen en nombre del islam. Y tampoco debemos permitir que lo digan nuestros aliados, independientemente de que sean miembros del Gobierno de Obama o cualquier otra persona. Por supuesto que tenemos una cosa en común con esos criminales. Todos nos consideramos musulmanes. Está claro que su visión del islam es perversa y está totalmente equivocada. Pero existe un hilo que une los deleznables actos violentos perpetrados en el mundo en los últimos tiempos, y es que los autores se consideran musulmanes. En otras palabras: no, no existe un problema “intrínseco” en el islam, pero sí, claro que sí, existe una degeneración actual de nuestra religión que está poniendo en peligro su existencia y su futuro. Si los musulmanes no podemos ponernos de acuerdo en esto, más vale que nos preparemos, porque el islam se desintegrará por completo ante nuestros ojos. Para resolver un problema, lo primero que hay que hacer es reconocer que existe el problema.

Existe una degeneración actual de nuestra religión que está poniendo en peligro su existencia y su futuro

Y esto me lleva a hablar de otro aspecto importante que ha quedado en evidencia desde el horripilante atentado de Niza: la divulgación de las imágenes de la matanza y sus consecuencias. Las autoridades francesas pidieron que no se compartieran las imágenes más macabras, con el argumento de que podrían estimular a otros posibles terroristas. Otros han pedido lo mismo por respeto a las familias de las víctimas. Un esfuerzo inútil: en los tiempos que corren, los admiradores y partidarios del Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) que quieran acceder a esas imágenes encontrarán la forma de hacerlo. Y, por lo que a mí respecta, es por la compasión hacia las víctimas por lo que deseo que todos los que profesan la misma fe que yo en el mundo vean lo que se hace en nombre de nuestra religión. Las imágenes de los campos de exterminio nazi y la de la niña vietnamita desnuda que huía del napalm conmocionaron al mundo y transformaron las cosas precisamente por esa conmoción. ¿Nos animan a que compartamos imágenes de los policías que maltratan y asesinan a negros en EE UU para que el mundo sea consciente de lo que pasa pero tenemos que ocultar lo que ha hecho el ISIS en Francia? Los musulmanes de todo el planeta deben ver qué actos se cometen en nombre del islam para que, de una vez por todas, puedan enfrentarse a la realidad del islam en el siglo XXI. Medina, El Cairo, tenemos un problema.

Felix Marquardt es fundador de la Al-Kawakibi Foundation for Islamic Reform y director ejecutivo del think-tank Youthonomics. @feleaks.
Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.