Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plancton gelatinoso

Reconocemos las medusas, pero en esas masas blanquecinas que vemos flotando cerca de la costa hay muchos otros organismos

Pueden aparecer en cualquier cala de la Costa Brava, en Ceuta o en Galicia, por ejemplo. Son masas gelatinosas de aspecto blanquecino que están flotando cerca de la costa. Si las miramos desde el agua cambia nuestra percepción y podemos ver que son animales perfectamente adaptados a la vida planctónica. Además de medusas hay otros organismos. Generalmente predominan unos con forma de tonel. Son casi transparentes y se mueven mediante pequeñas contracciones, se trata de salpas. Es curioso ver que en ocasiones forman largas cadenas de decenas o incluso centenares de individuos. Aunque pueden hacer cortos desplazamientos estos animales viven a la deriva y son arrastrados por las corrientes de agua. En estas grandes masas de organismos suele haber medusas, salpas, ctenóforos y sifonóforos.

El plancton gelatinoso no es un grupo zoológico, se les llama así por su apariencia y por su consistencia. Es un conjunto muy heterogéneo de animales planctónicos que pueden verse a simple vista y que llaman la atención por su aspecto translúcido o casi transparente.

Entre ellos hay organismos que no son urticantes como son las salpas y los ctenóforos, pero también hay otros que producen fuertes picaduras como es el caso de las medusas y de los sifonóforos, entre los que destaca la carabela portuguesa, Physalia physalis.

Cuando las condiciones meteorológicas son favorables, el viento y las corrientes marinas arrastran hacia la costa a grandes cantidades de estos organismos. Allí pueden acumularse formando masas gelatinosas que dejan el agua con un aspecto blanquecino. Esto suele ocurrir en periodos de bonanza, sobre todo en primavera y verano. En estas afloraciones no siempre se hallan las mismas especies. En un año pueden predominar las medusas mientras que al siguiente la mayor proporción puede corresponder a las salpas.

Según todos los indicadores, desde hace tiempo las poblaciones de estos animales están aumentando. Un informe de la FAO del 2013 (puedes leerlo aquí en PDF) muestra que la sobrepesca de algunas poblaciones de peces depredadores y la disminución del número de tortugas marinas, están relacionados con el aumento de las poblaciones de medusas y otros componentes del plancton gelatinoso. Es una especie de círculo vicioso que cada vez se va haciendo mayor.

La desaparición de los peces depredadores hace que aumente el plancton gelatinoso, que a su vez se alimenta de copépodos y de huevos y larvas de peces lo que, junto a la sobrepesca, contribuye a una progresiva reducción de las poblaciones de peces y a un aumento continuo del número de medusas. Esto pone de manifiesto el delicado equilibrio existente en los ecosistemas marinos.

Las consecuencias de ello pueden ser localmente importantes ya que es posible que afecte a las actividades pesqueras y al turismo de las zonas litorales. A nadie le gusta bañarse entre una masa de organismos gelatinosos, con el riesgo añadido de la presencia de medusas entre ellos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >