Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿El supermercado es la nueva huerta?

¿El supermercado es la nueva huerta?

¿Cómo alimentar a la población mundial, siempre creciendo, y hacerlo de manera sostenible, asequible y respetuosa con el medio ambiente? Como respuesta a esta pregunta los productores de comida van acercándose cada vez más a los consumidores y los consumidores al producto. Cada vez parece más obvio que las ciudades deberían ser lo más autónomas posibles, en cuanto a producción y consumo de alimentos, si queremos combatir el cambio climático y consumir productos locales y de mayor calidad. Y si las ciudades producen cada vez más para su autoconsumo ¿por qué no los individuos e incluso los supermercados?

«Somos los nuevos agricultores y la ciudad es nuestro campo de cultivo». Esta es la carta de presentación de Infarm, una start-up berlinesa que quiere cambiar la manera como producimos, consumimos y pensamos la comida. Y para ello utiliza la tecnología más puntera en cultivo de interior. Acaba de cerrar un acuerdo con los supermercados Metro en Alemania para instalar mini-invernaderos verticales, de manera que el cliente pueda comprar una lechuga, por poner un ejemplo, de km. 0, en el sentido más literal de la expresión, porque ha sido cultivada en el mismo interior del supermercado. De hecho, es el mismo cliente quien va a arrancar la lechuga del tiesto donde esté plantada.


Para los tres fundadores de
Infarm, los hermanos Erez y Guy Galonska y Osnat Michaeli, la producción local es clave para combatir el cambio climático. En su web reproducen las palabras de un catedrático emérito de la universidad de Columbia, Dickson D. Despommier, padre de la agricultura en invernadero vertical. Despommier sostiene que si cada ciudad de la tierra cultivara el 10% de su consumo, esto permitiría devolver 340.000 millas cuadradas de terreno cultivado al bosque. Y este aumento de masa boscosa permitiría a su vez absorber suficiente dióxido de carbono para que los niveles de la atmósfera se redujeran a los de 1980.

Si está claro el interés ecológico por la producción local, también hay un claro interés económico en la producción a través de mini-invernaderos verticales. Según sus fundadores, tres jóvenes israelíes establecidos en Alemania, gracias a este sistema se consigue hacer un uso óptimo de la luz y del espacio y con un mínimo consumo de agua. Para paliar la falta de luz solar los invernaderos utilizan lámparas LED, que garantizan el sabor y los nutrientes. El cultivo es hidropónico, es decir, las plantas no están cultivadas en tierra sino en una fina capa de agua, enriquecida con fertilizantes y oxígeno. Utilizan microsensores y un sistema de proceso de datos que garantizan las condiciones óptimas para el crecimiento de las plantas. Como que las plantas crecen en el supermercado, hay un evidente ahorro en transporte y logística. Y puesto que es un cultivo de interior no hay riesgo de plagas y ninguna necesidad de pesticidas. Este tipo de cultivo de interior abre la posibilidad a hacer crecer plantas en sitios insospechados como el mismísimo desierto.

La próxima década verá llegar la revolución de los mini-invernaderos verticales. Es la afirmación tajante de Ray Kurzweil, responsable de ingeniería de futuro en Google. Y los promotores de Infarm la han hecho suya. Su negocio consiste en diseñar mini-invernaderos verticales, instalarlos y venderlos no sólo a supermercados sino también a restaurantes y empresas internacionales como Airbnb y Mercedes-Benz. Y su intención a largo plazo es promoverlos en todo tipo de edificios e instituciones sin olvidar a los particulares. De hecho el primer producto que lanzaron en el mercado iba dirigido a estos últimos : un invernadero en miniatura que permite hacer crecer « mini-verduras » para condimentar los platos. ¿Y si el supermercado fuera la nueva huerta ? El super pero también la oficina, y la empresa, y la fábrica y la casa...

Comentarios

Anna, qué suerte que nos recuerdas periódicamente la imprescindible necesidad de pensar en verde. En definitiva, en el futuro de nuestro planeta!! Gracias. Paso a paso, seguro que avanzaremos!!
En los folletos de carrefour están llenos de ofertas de verduras y alimentos. Para mi es la nueva huerta.