Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Esteladas

La insólita prohibición de una bandera en un partido de fútbol habría estado destinada a halagar al electorado de extrema derecha del PP

Bandera estelada en las gradas durante un partido de fútbol
Bandera estelada en las gradas durante un partido de fútbol Vicens Giménez

Las banderas no hacen daño por contacto. No tienen filo, no producen gases tóxicos, no disparan balas. A largo plazo, suelen ser dañinas para quienes depositan en ellas el sentido de sus vidas, pero nada más. El intento de prohibir las esteladas en la final de la Copa del Rey no se justificaba por razones de seguridad. Tampoco era admisible que se invocaran motivos como la cortesía hacia el Monarca o el respeto a la institución que representa, para cercenar un derecho fundamental de los ciudadanos. Todos los personajes públicos estamos sujetos a la crítica, con independencia de lo injusta, descarnada y hasta virulenta que ésta pueda llegar a ser. Eso, y a encajar los palos con toda la elegancia posible, es lo primero que aprendemos cuando nuestra foto aparece por primera vez en las páginas de un periódico. Tengo la sensación de que la delegada del Gobierno en Madrid se sometió a la presión de la precampaña electoral para tomar una decisión de naturaleza muy diferente a la que declaró. La insólita prohibición de una bandera en un partido de fútbol habría estado destinada así a halagar al electorado de extrema derecha del PP ante unos comicios de resultado incierto. Ya sé que a cualquier lector con dos dedos de frente le parecerá una locura atizar el fuego del independentismo catalán con una medida tan torpe, tan dudosa en más de un sentido, que un juez llegó a desautorizarla a tiempo, pero no es la primera vez que ocurre. De hecho, si algún día Cataluña llegara a ser una nación independiente, habría que felicitar calurosamente a Mariano Rajoy. El auge del independentismo catalán y no desde luego la creación de empleo de calidad, habrá sido con toda seguridad el principal logro de sus años a la cabeza del Gobierno de España.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Almudena Grandes

Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS