Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La física te ayuda a elegir abrigo

El libro 'Fenómenos cotidianos' descubre la ciencia de andar por casa a la vez que explica con detalle los fundamentos de la disciplina

La física hace que cualquier mínimo cambio en el coche influya en el rendimiento de los coches de Fórmula 1.
La física hace que cualquier mínimo cambio en el coche influya en el rendimiento de los coches de Fórmula 1.

La física está presente en un huevo duro, en una pompa de jabón y en las olas del mar. ¿No lo creen? Son ejemplos perfectos para explicar términos científicos como la inercia, la tensión superficial y la difracción. A través de elementos cotidianos se puede observar fácilmente cómo influye esta materia en la vida cotidiana mucho más de lo que cualquiera podría pensar. Se encuentra en la cocina, en el baño, en el coche y en las vacaciones en la playa. Solo basta fijarse un poco y algunos conocimientos de los que dejaron en herencia científicos como Newton o Galileo. El libro Fenómenos cotidianos, de Alberto Pérez Izquierdo, descubre al lector esta física de andar por casa a la vez que explica con detalle los fundamentos de la materia.

El autor nos traslada a un gran premio de Fórmula 1 para mostrar el poder de la física. Piénsenlo. El resultado de Fernando Alonso en una carrera depende de la fricción del aire, de la turbulencia, de las propiedades de las gomas de los neumáticos y de las reacciones que se producen en el motor. Elementos, todos ellos, en los que la física juega un papel fundamental. “Cualquier cambio en un alerón supone un quebradero de cabeza para los equipos”, recuerda Alberto Pérez Izquierdo en el libro.

Ciencia para todos

La física te ayuda a elegir abrigo

EL PAÍS ofrece a los lectores la primera colección de divulgación con la que el lector puede realizar un completo recorrido por diferentes disciplinas, como la física, las matemáticas y la genética, entre otras. Descubrir la ciencia es una colección en la que han participado algunos de los principales expertos en sus campos y cuyos contenidos han sido coordinados por Materia, la sección de ciencia del periódico. Se compone de 40 entregas. La tercera entrega, este domingo con EL PAÍS, es Fenómenos cotidianos y cuesta 9,95 euros.

El autor propone incluso experimentos caseros para comprender las leyes de la física. Con una onza de chocolate y un vaso de gaseosa se puede comprobar fácilmente la relación entre área y volumen. La porción de chocolate flotará si la fuerza de las burbujas de gas es proporcional al área del trozo. La cocina puede ser el lugar ideal para establecer un laboratorio cotidiano.

Otro ejemplo de cómo influye la física en nuestra rutina se puede encontrar en aquello de: “Ponte el cinturón”. El hecho de que esta parte de los vehículos pueda salvarnos la vida se debe al principio de inercia. Cuando el coche frena bruscamente, el cuerpo se va hacia adelante porque intenta seguir moviéndose a la misma velocidad que antes de parar y es el cinturón el que amarra el cuerpo a la carrocería. Sin él, el pasajero seguirá moviéndose a la velocidad del vehículo y probablemente esto tengo un resultado fatal.

Gracias a la teoría cinética y a las formas del transporte del calor (conducción, convección, radiación) sabemos el mejor modo de calentar la casa en invierno y el motivo por el que los coches aparcados bajo un árbol no se congelan a pesar de las bajas temperaturas. Y sí, incluso a elegir el mejor abrigo para estar caliente.

Una nueva entrega de la colección Descubrir la ciencia, Fenómenos cotidianos, este domingo con EL PAÍS por 9,95 euros.

Más información