Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marco Rubio quiere ser un “ciudadano privado”

El senador de Florida cambia de vida tras su derrota ante Trump en la carrera republicana

El senador de Florida Marco Rubio se cayó de la carrera presidencial republicana tras perder de forma dolorosa en su Estado ante el magnate Donald Trump. Desde entonces, las especulaciones sobre su futuro se han multiplicado. ¿Qué va a hacer a partir de ahora? Pocos días después de su derrota, el joven senador de origen cubano volvió a su actividad al Senado de Estados Unidos para aparentar cierta normalidad. Negó que pueda unirse a alguno de los candidatos que aún quedan en liza para aspirar a ser vicepresidente de Estados Unidos, rechazó también que vaya a pugnar por ser gobernador de Florida y dio por seguro que a partir de enero será un “ciudadano privado” más.

Si esta opción se confirma será un cambio radical en la carrera de un hombre de 44 años que lleva casi dos décadas en política y cuya experiencia laboral en el sector privado se limita a una breve etapa en un despacho de abogados. Un paso muy duro para quien era considerado el candidato republicano idóneo para el inicio del siglo XXI: un conservador ortodoxo, respetuoso con los valores tradicionales del partido, y que sumaba cualidades propias, como su elocuencia, su encanto personal, su procedencia hispana y la simbolización del sueño americano (su padre fue camarero, y su madre, sirvienta).

Cuando Rubio presentó su candidatura para competir en la carrera presidencial de Estados Unidos de 2016, algunos amigos le dijeron que esperase, pero la ambición del senador pudo más que estos consejos. Nadie contaba entonces con Donald Trump, que ha roto todos los pronósticos con sus posiciones populistas y demagogas. Esos amigos creen que, efectivamente, Marco Rubio optará por ser un “ciudadano privado” más. Pero, de la misma manera, están convencidos de que algún día volverá a la actividad que más le gusta y que intentará por segunda vez aspirar a la presidencia de Estados Unidos. Allá por 2020, cuando, esperemos, el fenómeno Trump se haya disuelto y su recuerdo solo sea una pesadilla.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.