Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OPEP pierde el control

La economía europea no responde al hundimiento del petróleo

La caída del precio del crudo es uno de los factores que ha deprimido el Ibex35
La caída del precio del crudo es uno de los factores que ha deprimido el Ibex35 EFE

El hundimiento del precio del petróleo (situado ya en torno a los 36 dólares) debe entenderse como un síntoma de que el mercado mundial del crudo busca un nuevo modo de comportamiento, alejado del tradicional dominio de la oferta que ejercía la OPEP. Lo que empezó como un regate en corto del cartel encaminado a yugular la viabilidad económica del fracking y a imponer un correctivo a países como Rusia o Venezuela por el método de mantener precios bajos que hicieran desplomarse sus ingresos se ha ido totalmente de las manos de la OPEP debido a la aparición de nuevos factores estratégicos (desaceleración china, estancamiento en la práctica de Europa, guerras internas en los países árabes) y la irrupción de acuerdos mundiales para la sustitución de los combustibles fósiles.

En síntesis, un mercado tradicionalmente dominado por la oferta está virando rápidamente hacia uno dominado por la demanda. La incertidumbre económica está cambiando los modos de contratación; se abandona el largo plazo y se sustituye por los contratos a corto. Y los países productores no pueden manejar las extracciones como factor de encarecimiento, porque alguno de ellos se aproximaría a la quiebra si redujera su rendimiento.

Las predicciones más realistas descartan una recuperación de los precios a corto plazo. Pocos creen que se alcancen los 60 dólares en los próximos dos años y las consecuencias para los países que viven principalmente del petróleo pueden ser devastadoras. Arabia Saudí tiene reservas financieras para soportar dos o tres años de desplome de ingresos, pero no es el caso de otros emiratos y productores.

La situación de la economía europea es tanto más compleja cuanto que no se alcanzan tasas elevadas de crecimiento a pesar del precio bajo del crudo. Son datos que parecen apuntar a un periodo largo de estancamiento en la eurozona y a un ajuste a medio plazo del mercado petrolero.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.