Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrellas que han perdido el norte: los caprichos más extravagantes de 2015

Que no me mire el chófer; un camerino para mi hijo de dos años; 20 botellas de vino... Jennifer Aniston, Mariah Carey o Messi, los exigentes del año

Mariah Carey, en el paseo de la fama de Hollywood con su estrella. Cuando está en el escenario exige que no haya ninguna otra mujer por ahí. Ella sabrá por qué...
Mariah Carey, en el paseo de la fama de Hollywood con su estrella. Cuando está en el escenario exige que no haya ninguna otra mujer por ahí. Ella sabrá por qué... Getty Images

Si los famosos tienen exigencias surrealistas es porque pueden permitírselo. No hay nada más tentador que la certeza de que todo el mundo que te rodea va a hacer lo que a ti te dé la gana. Pero algunas estrellas se pasan de caprichosos. Desde Van Halen pidiendo un surtido de M&M's pero BAJO NINGÚN CONCEPTO (las mayúsculas están en el contrato) de color marrón a Coldplay solicitando tímidamente postales de cada ciudad para enviar a sus hijos, el mundo del espectáculo está lleno de exigencias y condiciones hilarantes, comprensibles o excéntricas. Porque una cosa es buscar la comodidad y otra cosa es, como Jennifer López, llevar 15 años sin remover el café. O como dice la rapera Nicki Minaj: "Cuando yo exijo algo me llaman zorra caprichosa y cuando lo exige un hombre le llaman jefe". Luego, Minaj resumió así la filosofía de las exigencias: "Si me bebo el zumo de pepinillos, la próxima vez sólo me darán zumo de pepinillos". Estas son las extravagancias más asombrosas de 2015.

Mariah Carey: solo bailarines blanquitos, para que resalte mi bronceado

Katy Perry no quiere que el chófer ni le mire ni le hable.
Katy Perry no quiere que el chófer ni le mire ni le hable.
Teniendo en cuenta que Mariah Carey gana 70 millones de euros anuales por haber compuesto (sí, es una canción original) All I want for Christmas is you, no es tan raro que tenga un asistente cuya única labor es acercarle un vaso con pajita cada vez que ella dé la señal de "tengo sed". Igual que el villano de Spectre. Y es que el dinero está para gastarlo. En sus conciertos en Las Vegas (donde lleva actuando todo el año) dejó bien claro que no quiere ni una sola mujer en el escenario, y que los bailarines siempre deben estar más pálidos que ella para resaltar su bronceado. A diferencia de su archienemiga Ariana Grande, al menos Mariah lleva toda la vida trabajando para permitirse estas tonterías.

Katy Perry: que el chófer ni me mire

Messi en un partido de la Copa América el pasado verano. Su selección exigió 'jacuzzis'. Él, guardaespaldas y asistente personal.
Messi en un partido de la Copa América el pasado verano. Su selección exigió 'jacuzzis'. Él, guardaespaldas y asistente personal. Getty Images
Durante sus larguísimas giras mundiales, es importante para Katy Perry estar bien a gusto. Por eso redactó un contrato de 45 páginas que podría resumirse en "no me toques las palmas que me conozco". El chófer nunca debe dirigirse a ella, ni mirarla, ni iniciar conversación, ni asumir nada sin preguntar antes. También es imprescindible que preparen una habitación llena de flores rosas y blancas (nunca rojas) donde la cantante pueda relajarse. Después de ver su documental Part Of Me, donde su marido Russell Brand le dejaba por whatsapp y ella no podía librarse de sus asistentes ni un segundo, no nos extraña que exija la habitación de las flores. Perry se ha defendido: "Estoy muy cansada todo el tiempo y necesito confort. ¿A quién no le gusta llegar al hotel y que haya pechugas de pavo esperándole? O mejor aún, ¡toallitas de bebé! Las toallitas de bebé son la ducha de los pobres". Hay que quererla.

Los 'casting' de Adam Sandler son un despiporre, según algunos testigos.
Los 'casting' de Adam Sandler son un despiporre, según algunos testigos. Getty Images

Leo Messi: los jacuzzis para ellos, el guardaespaldas para mi
Durante la Copa América, la AFA (Asociación de Fútbol Argentina) eligió la región de La Serena (Chile) como lugar de concentración para los jugadores de la selección. El complejo La Serena ofrecía la tranquilidad (¡buena idea!) que los deportistas necesitaban en un entorno sencillo (mala, muy mala idea). El hotel recibió una lista de exigencias de los jugadores, y la AFA tuvo que correr con los gastos de construcción de tres jacuzzis (dos calientes y uno frío), una piscina climatizada exactamente a 28 grados, una sala de juegos y un cine. Leo Messi, por su parte, pidió un guardaespaldas personal y un asistente cuyo único trabajo fuera atender sus necesidades y las de su familia. Les sirvió de poco: no ganaron.

Christina Aguilera: una masajista solo... para sus pies

Ariana Grande y Julio Iglesias tiene una cosa en común (además de ser cantantes): que se marchan de las sesiones de fotos si les sacan la parte derecha del rostro.
Ariana Grande y Julio Iglesias tiene una cosa en común (además de ser cantantes): que se marchan de las sesiones de fotos si les sacan la parte derecha del rostro. Getty Images
¿Recordáis su éxito What a girl wants? ¿No? Pues Christina sabe muy bien lo que quiere. La única cantante del mundo que no se molesta en disimular lo antipática que es (junto con Madonna) pidió que el canal NBC le pusiera un masajista a su servicio durante la grabación del la versión estadounidense de La Voz. Aunque Aguilera se pasaba el programa sentada (el único movimiento era darle la vuelta a su silla y era mecánico), el masajista en cuestión era para sus pies. También pidió que una patrulla de policía la acompañase al estudio, para que si había tráfico pusieran la sirena. Imagináos lo que pediría si siguiese teniendo éxito en las listas de ventas...

Adam Sandler: cásting con prendas ajustadas

Jennifer Aniston en la gala de los premios Oscar el pasado febrero. Durante los rodajes no quiere que se sienten a comer a su lado. Poco sociable que es una...
Jennifer Aniston en la gala de los premios Oscar el pasado febrero. Durante los rodajes no quiere que se sienten a comer a su lado. Poco sociable que es una... Getty Images
Este año la actriz Rose McGowan denunció en Twitter que una convocatoria de cásting le exigía llevar "un top sin mangas, oscuro, ceñido y con escote generoso; recomendable llevar sujetador push up" (de los que levantan y juntan). Para la parte de abajo, tampoco recomendaban prendas holgadas, sino "leggins o vaqueros muy ajustados y negros". Por si no había quedado claro, insistían: "Nada de ropa blanca". McGowan tuiteó que el cásting era para una película con un actor cuyo nombre rimaba con "Madam Panhandler", y todo el mundo asumió que se trataba de Adam Sandler, o como se refieren a él en los correos filtrados de Sony, "ese gilipollas". Rose McGowan fue despedida por su agente. Sandler ha roto su relación con Sony y ahora trabaja con Netflix.

Jack White: la receta del aguacate, por contrato

 

Al cantante de los White Stripes le gusta el guacamole. ¿Y a quién no? La ventaja de ser una estrella (por cierto: ¿cuánto tiempo hace ya de su pelotazo, Seven Nation Army?) es que puedes indicar hasta la forma de los dados del aguacate sin que a nadie le parezcas un imbécil. O sí, pero no te lo van a decir. El contrato de White indica la receta con todo detalle: "Partir el aguacate por la mitad, sacando la semilla PERO NO TIRARLA; trocear el aguacate en dados con un cuchillo sin afilar, 3 o 4 filas en vertical, 3 o 4 filas en horizontal (...). Añadir la semilla y zumo de lima al final para evitar que se vuelva marrón. (...) Me gusta que esté frío, pero no lo preparen con demasiada antelación, pues también me gusta que esté sólido". En fin...

Ariana Grande: no me fotografíes el lado derecho y no me preguntes sobre Mariah Carey
La cantante de 22 años es un clásico ejemplo de fama mal asimilada y niñata mal aconsejada. Este año se largó en medio de una sesión de fotos en Australia porque el fotógrafo había incumplido dos de sus exigencias: le hizo fotos con luz natural y fotografió el lado derecho de su cara, prohibición que comparte con Julio Iglesias. Según la propia Grande, sólo se siente segura dentro de su burbuja, en la que no deja entrar a nadie. Por eso prohíbe una serie de temas en sus entrevistas, como su vida sentimental, el nombre de cualquier persona con la que ha trabajado, la muerte de su abuelo, la posibilidad de hacer un dúo con Justin Bieber y Mariah Carey. Esta última censura no le debió hacer ninguna gracia al presentador Jimmy Fallon, que hace unos meses recibió a Ariana Grande en su plató de The Tonight Show con una canción de Mariah Carey, que ella pareció ignorar por estar demasiado ocupada colocándose una cantidad inhumana de extensiones.

Jeremy Clarkson: el presentador que exige 20 botellas de vino
Cuando presentas el programa más visto del planeta, el docurreality automovilístico Top Gear (según el Libro Guiness con 350 millones de espectadores), y le reportas a la BBC más de 200 millones de euros anuales, te puedes permitir ciertos caprichos. Durante las grabaciones alrededor del mundo, Clarkson exigía 20 botellas de vino, 24 de ginebra Bombay Sapphire, mesas cubiertas con manteles de lino, un sofa para 6 personas, cigarrillos, una PlayStation 3 con el videojuego Call of Duty, un Pictionary, papeleras "bonitas" y lo más importante, tener un McDonalds cerca, donde pueda ir en el Range Rover que también exige para sus desplazamientos. Y si están lejos, no pasa nada. Una vez Jeremy Clarkson hizo traer su salsa favorita (gravy) en helicóptero. Tras 22 temporadas, la BBC despidió a Clarkson, pues su carácter y exigencias eran ya insostenibles. Desde entonces, todos los presentadores que han sonado para sustituirle han sido amenazados de muerte por los fans.

Kim Kardashian y Kanye West: mi hijo de dos años también tiene camerino
Ahora que todo el equipo del rapero se ha acosumbrado a vestir exclusivamente 100% algodón, Kaney West se ha puesto a tener hijos con Kim Kardashian y tiene todo tipo de exigencias para ellos cuando se los lleva de gira o alguno de los dos (Kaney o Kim) acuden a un plató. North, de dos años (sí, se llama North West: Noroeste), tiene su propio camerino, en el que todo es blanco como en el de su padre y tiene a su disposición un chef en alerta las 24 horas por si le entra hambre. El menú a disposición de North, que también tiene un estilista personal, incluye delicias para bebés como risotto de calabaza en puré, albóndigas de cordero y menta o bolas de pollo y manzana. Sabíamos que Kim no es de las que se levanta a las 3 de la mañana a calentar biberones, pero que no se extrañen si North empieza a llamar "papá" a su cocinero personal.

Jennifer Aniston: un Chevrolet y un chófer solo para mis botellistas de agua
La actriz le dio algún quebradero de cabeza a la productora de su nueva película, El día de la madre, la secuela de otras comedias románticas de historias cruzadas en días señalados como Historias de San Valentín o Noche de fin de año. Aniston exige no compartir mesa con nadie durante la comida en el rodaje. Y no sólo evitó compartir coche con sus compañeros del amplio reparto, sino que hizo alquilar un Chevrolet Suburban exclusivamente para transportar sus botellas de agua. La actriz es imagen de la marca SmartWater, y no bebe otra cosa hasta el punto de requerir que las botellas de agua tengan su propio chófer para asegurarse de que llegan al hotel antes que ella.

50 Cent: me declaro en bancarrota porque no puedo limpiar mi mansión de 18 habitaciones
Doce años después de su único éxito, In da club, el rapero Curtis Jackson (no, no se llama 50 Cent de verdad) se ha declarado en bancarrota. Y todo porque una mujer llamada Lastonia Leviston le denunció por publicar un vídeo erótico de ella como venganza después de que ella se acostase con el mejor amigo de 50 Cent. Tras ser condenado a compensar a la mujer más de 6 millones de euros, él se ha declarado en bancarrota, poniendo de manifiesto el estilo de vida extravagante con el que se ha pulido su fortuna. Los 275 millones de euros que según Forbes amasó entre 2003 y 2005 se fueron en una mansión de 18 habitaciones (65.000 euros de alquiler, por no hablar del equipo de limpieza que hace falta para sacar el polvo a 18 habitaciones), 4.500 euros en jardineros y varios Chevrolet y Rolls Royce. Al parecer la afición por el oro y los diamantes no es sólo cosa de sus vídeos, donde por cierto no aparece nunca echándose cremas hidratantes, en lo cual se gasta 900 euros mensuales. Un tipo duro, sí, pero con una piel radiante.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información