Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los protagonistas de ‘9 semanas y media’, víctimas de bisturí

29 años después de haberse convertido en mitos sexuales gracias a la cinta erótica Mickey Rourke y Kim Basinger han pasado de ser símbolos sexuales a esclavos de la cirugía

Mickey Rourke y Kim Basinger
Mickey Rourke y Kim Basinger. Cordon Press / Getty

Mickey Rourke y Kim Basinger alcanzaron la gloria en 1986 con Nueve semanas y media, posiblemente la cinta erótica de Hollywood más vista durante esa década en la que las estrellas se convirtieron en verdaderos mitos sexuales. Aún queda viva en la memoria colectiva la imagen de una rubia, delgada y sensual actriz, que en ese entonces tenía 33 años, ejecutando uno de los striptease más populares de la historia del cine para un guapo y sexy Rourke de 34. Han pasado 29 años desde aquella famosa escena en la que Basinger se desnudaba al ritmo de You Can Leave Your Hat On de Joe Cocker. Y el tiempo no ha pasado en vano. Mickey Rourke, pasó de ser un sex symbol a un hombre irreconocible tras numerosas cirugías estéticas y su sensual compañera de reparto ahora luce un rostro plastificado.

Mickey Rourke, en 1986.
Mickey Rourke, en 1986. cordon press

Atrás se quedó el triunfo y la fama de chico rebelde que forjó Rourke en la década de los ochenta. Tras divorciarse de Debra Feuer en 1989, el actor comenzó a cambiar el rumbo de su vida y abandonó los sets de películas por los rings. El nominado a un Oscar por El Luchador se convirtió en boxeador profesional y las huellas de las peleas comenzaron a notarse en su rostro. En estos combates sufrió dos fracturas nasales y una de pómulo, lo que le llevó a pasar por el quirófano. La nariz se la operó cinco veces incluso en una de las intervenciones, se le extrajo cartílago de una oreja para reconstruirle la nariz. Ese fue el comienzo de su obsesión con las cirugías estéticas que incluye lifting facial, operación de los párpados y también injerto de pelo. Ahora a sus 63 años, poco queda de ese chico que cautivó a miles de mujeres por todo el mundo, después de tantas intervenciones su rostro es casi inexpresivo, y su look desaliñado con mechas en una melena un tanto grasienta son el resultado de su obsesión, que llevó a Kim Basinger a describirlo como "un cenicero humano".

Kim Basinger en 1989. ampliar foto
Kim Basinger en 1989. cordon press
Póster de '9 semanas y media'.
Póster de '9 semanas y media'. cordon press

Y aunque Basinger ha tenido un envejecimiento atípico, pues a sus 61 años mantiene un aspecto juvenil, la actriz también ha caído en las redes del bótox y la cirugía estética. A pesar de que su hija Ireland Baldwin asegurara hace dos años en Twitter que ella es “la mujer de belleza natural más guapa que ha habido y habrá”, la artista sí que se ha sometido a intervenciones quirúrgicas. No se puede negar que los genes le han ayudado a mantenerse y que la intérprete de L.A. Confidential es poseedora de una sensacional estructura ósea. Pero parece que desde que cumplió 60 años el bisturí le ha atraído aún más. En las últimas imágenes de la actriz se le ve un rostro visiblemente operado. Las cejas más arriba y casi inmóviles, los pómulos más delineados y la piel como de cera dejan claro que la actriz ha recurrido en más de alguna ocasión a la ayuda del bótox y algún arreglillo más.

Más información