Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mujeres, el tercer poder del Estado

Las mujeres son mayoría en la judicatura Y representan el 65% entre menores de 40 años. De la oposición al Tribunal Supremo, estas son algunas de ellas.

  • En 2014, Ferrer se convirtió en la primera mujer en acceder a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo y en la undécima magistrada entre sus miembros, donde representan un exiguo 13,6%. “El problema para la mujer comienza cuando la decisión es discrecional”. En la doble página anterior, Ferrer, única magistrada durante la vista de un recurso de casación por pertenencia a Segi, la rama juvenil de ETA.
    1Ana Ferrer, magistrada del Tribunal Supremo En 2014, Ferrer se convirtió en la primera mujer en acceder a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo y en la undécima magistrada entre sus miembros, donde representan un exiguo 13,6%. “El problema para la mujer comienza cuando la decisión es discrecional”. En la doble página anterior, Ferrer, única magistrada durante la vista de un recurso de casación por pertenencia a Segi, la rama juvenil de ETA.
  • Es la única mujer al frente de un TSJ y la segunda en la historia de España. Las cifras del CGPJ aseguran que se presentan menos candidatas que candidatos a puestos de mando. Ella se ofreció: “He tenido dos hijos. Y cuando han sido mayores ha llegado el momento del compromiso con mi carrera y la sociedad”.
    2Pilar de la Oliva, presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Valencia Es la única mujer al frente de un TSJ y la segunda en la historia de España. Las cifras del CGPJ aseguran que se presentan menos candidatas que candidatos a puestos de mando. Ella se ofreció: “He tenido dos hijos. Y cuando han sido mayores ha llegado el momento del compromiso con mi carrera y la sociedad”.
  • En la imagen, Díaz-Santos, de 27 años, acaba de recibir la noticia de que ha aprobado el último ejercicio de oposiciones a juez. Sobre su elección dice: “Te influyen muchos factores, como la seguridad en el empleo. Pero la vocación y la admiración que se siente por la labor de los jueces, de juzgar y ejecutar lo juzgado, eso es lo determinante. Para mí representa la plenitud de la justicia”.
    3Alicia Díaz-Santos, opositora a juez recién aprobada En la imagen, Díaz-Santos, de 27 años, acaba de recibir la noticia de que ha aprobado el último ejercicio de oposiciones a juez. Sobre su elección dice: “Te influyen muchos factores, como la seguridad en el empleo. Pero la vocación y la admiración que se siente por la labor de los jueces, de juzgar y ejecutar lo juzgado, eso es lo determinante. Para mí representa la plenitud de la justicia”.
  • En la fotografía, Gutiérrez, de 27 años, en una vista en el juzgado al que acaba de incorporarse en Madrid. “Para mí, el sitio más interesante. Las guardias son emocionantes. La actividad, frenética. Ves desde narcotráfico hasta homicidios”. Y sobre la mayoría femenina: “Quizá somos más pacientes y constantes”.
    4Elena Gutiérrez, número uno de la promoción de 2015 En la fotografía, Gutiérrez, de 27 años, en una vista en el juzgado al que acaba de incorporarse en Madrid. “Para mí, el sitio más interesante. Las guardias son emocionantes. La actividad, frenética. Ves desde narcotráfico hasta homicidios”. Y sobre la mayoría femenina: “Quizá somos más pacientes y constantes”.
  • Caso se encuentra al frente de los órganos de justicia unipersonales de la capital catalana. La base, donde la presencia de juezas es mayoritaria. “Tenemos las habilidades adecuadas. Capacidad de decisión, de empatizar con el problema, de estar en varios temas a la vez. Y la disciplina”.
    5Mercè Caso, juez decana de Barcelona Caso se encuentra al frente de los órganos de justicia unipersonales de la capital catalana. La base, donde la presencia de juezas es mayoritaria. “Tenemos las habilidades adecuadas. Capacidad de decisión, de empatizar con el problema, de estar en varios temas a la vez. Y la disciplina”.
  • Apasionada de la adrenalina de las guardias y de la novela negra, la instructora del caso del Hotel del Palau de la Música, por el que se acabó condenando a Fèlix Millet, asegura: “En la empresa privada, cuando yo empecé a estudiar, a la mujer se la valoraba menos y era difícil poder llegar a cobrar lo mismo que un hombre. Eso en la Administración lo tienes salvado”.
    6Miriam de Rosa, titular del juzgado de instrucción nº 10 de Barcelona Apasionada de la adrenalina de las guardias y de la novela negra, la instructora del caso del Hotel del Palau de la Música, por el que se acabó condenando a Fèlix Millet, asegura: “En la empresa privada, cuando yo empecé a estudiar, a la mujer se la valoraba menos y era difícil poder llegar a cobrar lo mismo que un hombre. Eso en la Administración lo tienes salvado”.
  • Le tocó, en fase inicial, la instrucción de la herencia de Pujol. “En un asunto mediático, lo que piensas es que estás en el punto de mira y que todo lo que escribas va a ser leído, revisado, remirado. Has de estar muy encima. Genera mucho estrés”.
    7Zita Hernández, magistrada del juzgado de lo penal nº 21 de Barcelona Le tocó, en fase inicial, la instrucción de la herencia de Pujol. “En un asunto mediático, lo que piensas es que estás en el punto de mira y que todo lo que escribas va a ser leído, revisado, remirado. Has de estar muy encima. Genera mucho estrés”.
  • Le engancha, dice, el reto intelectual de redactar una buena sentencia. Y quizá la más polémica: absolvió a la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes al no considerar que atentara contra el honor de la hoy alcaldesa de Barcelona Ada Colau cuando la vinculó, en unas declaraciones cuando era delegada del Gobierno en Madrid, a “grupos filoetarras”.
    8Eva Atarés, magistrada de Primera Instancia en Barcelona Le engancha, dice, el reto intelectual de redactar una buena sentencia. Y quizá la más polémica: absolvió a la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes al no considerar que atentara contra el honor de la hoy alcaldesa de Barcelona Ada Colau cuando la vinculó, en unas declaraciones cuando era delegada del Gobierno en Madrid, a “grupos filoetarras”.