Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viernes 13, terror en París

Los terroristas han dejado de ser selectivos y su acción es ahora sistemática e indiscriminada contra quienes no pueden defenderse. Frente a esta realidad, resulta urgente abordar el problema desde el análisis de sus causas

Viernes 13, terror en París

La vida cotidiana entrecruza alegrías y penas. El día 13 de noviembre de 2015 discurría como cualquier otro viernes. Hasta el comienzo de la noche, los proyectos de miles de parisinos eran los normales de un fin de semana en cualquier país; en las esferas oficiales, evaluar los acuerdos de la última asamblea de la Unesco o los preparativos de la próxima Cumbre del Clima eran las prioridades. Nada presagiaba lo que, instantes después, escenificaría el horror en su sentido más amplio e insospechado para los ciudadanos normales y corrientes. La violencia y su expresión terrorista como negación de la humanidad hizo, de nuevo, acto de presencia.

La constante de la violencia terrorista no es irracional, sino metódica y meticulosamente planeada y ejecutada, atacando a la sociedad en su conjunto, que no puede blindarse de forma absoluta. Su acción se basa en la certidumbre del autor y la indefensión de la víctima. El tiempo juega a favor de los estrategas del terror. Los terroristas han dejado de ser selectivos y su acción es sistemática e indiscriminada contra quienes no están preparados para defenderse de la misma. Eligen los objetivos para que los efectos sean demoledores, porque el ciudadano medio, sin acceso a la información, es más vulnerable frente a actos de barbarie, especialmente cuando son próximos.

En París, los terroristas eligieron los escenarios más fáciles, asumiendo que caerían o serían detenidos en la acción. Rifles de asalto, explosivos y lugares accesibles; lo demás ya es conocido.

¿Qué puede hacer la sociedad civil? Los Gobiernos idean planes de prevención, presentan acciones de emergencia para responder a las atrocidades ya acontecidas, unas veces desencadenan guerras cuyas consecuencias son imprevisibles o bastante predecibles y otras responden con el envío de tropas a zonas de conflicto. Y, cuando esto acontece, nos preguntamos ¿acaso nadie piensa en las consecuencias posteriores?, ¿nadie se plantea cuál va a ser la reacción de la otra parte?, ¿alguien pensó que las acciones occidentales en Afganistán o Irak no iban a tener respuestas sostenidas en el tiempo?

Es descorazonador que los líderes de los países democráticos no logren superar sus diferencias

Han tenido que pasar 12 años para que Tony Blair haya reconocido que la guerra de Irak está en la base de la generación del terrorismo del Estado Islámico que, sin aquella acción ilegal y sin justificación, nunca hubiera aparecido. Ahora nos toca sufrir las consecuencias. Todas las acciones humanas, antes o después, las tienen para unos o para otros, sufriéndolas los que ninguna responsabilidad tuvieron.

La ciudadanía tiene el derecho a ser protegida y protegerse. Los móviles de los terroristas son tan difusos que pueden acomodarse a todo espacio y lugar y en cualquier tiempo; siempre tendrán su “justificación” para actuar en respuesta a la agresión previa, real o ficticia, de la que fueron objeto. Mientras tanto, se sigue atizando el fuego en Siria, y los países democráticos o con apariencia democrática siguen perdidos en disquisiciones, intereses cruzados y prioridades excluyentes que impiden acuerdos y posiciones realmente efectivas frente al fenómeno. Todo lo más, se distribuyen los espacios para bombardear y exhiben su incapacidad para hallar una solución pacífica y sostenible en ese país y en otros. Las condolencias y los lamentos de dolor están muy bien y son necesarios para acompañar al que sufre y dar salida a nuestra propia frustración, pero sería mucho mejor si consiguiéramos evitar la causa del dolor.

Es descorazonador que, a pesar de los atentados que se suceden en forma sistemática, los líderes de nuestros países no sean capaces de superar sus diferencias para adoptar un plan de profundo alcance que aborde de una vez por todas las causas profundas del terrorismo en su versión actual, que no es ni más atroz ni menos que antes; solo más próximo. En la conciencia de vulnerabilidad que se proclama es donde tenemos que hallar la fuerza para avanzar una solución social, política, económica y humanitaria consistente con este fenómeno, que parte de una concepción del mundo y unos valores diferentes.

Han tenido que pasar 12 años para que Tony Blair reconozca que la guerra de Irak está en la base del terrorismo

La aparente imposibilidad de comprensión amerita un profundo estudio social compartido entre los pueblos y no necesariamente entre los Gobiernos sobre las causas del problema; un análisis económico, que incluya la realidad que subyace bajo las estructuras del Estado Islámico, así como las redes de apoyo y ayuda y de los beneficiarios de su acción; un profundo examen de la incidencia del factor religioso, extremo que nadie quiere abordar públicamente y que, sin embargo, todo el mundo asume como factor fundamental, y, finalmente, un análisis sobre la violación sistemática de los derechos humanos en los escenarios de barbarie.

Debe darse un paso más, porque si a pesar de los ataques terroristas contra las Torres Gemelas, los trenes de Madrid, el metro de Londres, los sabotajes de aviones, los ataques a hoteles, y de las respuestas de Occidente invadiendo países, potenciando o participando en guerras, la solución no se encuentra, es que algo se está haciendo mal.

La confrontación debe ser entre los valores del ser humano y el atavismo de la violencia

Los pactos antiterroristas y el diálogo entre partidos políticos están muy bien, pero la ausencia de aproximación a la fuente del problema hace inútiles esos esfuerzos. ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a combatir las causas? No olvidemos que las armas y los explosivos utilizados en los seis atentados del viernes 13 en París estaban en Francia, y que, por muy inhumanos y execrables que sean los actos, son humanos los ejecutores y humanos los que les han ayudado y financiado. Frente a esta realidad, creemos que es urgente la aproximación al problema desde el análisis de las causas y no solo desde la eliminación de los efectos que, en todo caso, no se está produciendo.

La confrontación debe ser entre los valores del ser humano y el atavismo de la violencia. Buscar la fórmula para una convivencia armónica es el verdadero objetivo. Mientras tanto, el principio de confianza entre países, compartir experiencias, la acción conjunta y la búsqueda de sinergias entre los pueblos afectados son las vías para definir una estrategia integral frente a la barbarie, haciéndole más angosto el espacio y eliminando cualquier justificación a su actuación. Hoy es el dolor de Francia, antes el del Líbano, Afganistán, Rusia, Egipto, Israel o Palestina o el de cualquier otro lugar del mundo en el que la necedad humana gobierne o desgobierne. Para combatirlo es necesaria la acción conjunta por un futuro de esperanza, superando la desesperación de este momento.

Dolores Delgado es fiscal antiterrorista y Baltasar Garzón es jurista.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.