Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leonor quiere ser doctora y no princesa

Seis de cada diez niños gitanos abandonan la enseñanza obligatoria

"Soy Leonor y soy gitana, no soy princesa. Las princesas son mucho, mucho elegantes", dice Leonor, una niña de cinco años que quiere ser doctora. Ella es la protagonista de la última campaña Fundación del Secretariado Gitano (FSG) y que aborda el problema del abandono escolar. Que su nombre coincida con la hija de los Reyes de España no es casualidad, ya que busca llamar la atención de los lectores sobre la importancia de la escolarización del alumnado gitano y movilizar a la sociedad. Los datos lo confirman, seis de cada diez niños gitanos abandonan la enseñanza obligatoria. Las niñas lo hacen antes que los niños.

"La idea es transmitir que si la princesa Leonor dejara la escuela se convertiría en una cuestión de Estado. En cambio, si los gitanos dejan la escuela parece que no le importa a nadie", explica el director general de la Fundación del Secretariado Gitano, Isidro Rodríguez, a EL PAÍS. 

Rodriguez advierte de que no se trata de un tema cultural, como se viene a interpretar en ocasiones, sino más bien de un tema de pobreza y de inclusión social. "Tiene que ver con que sus padres son analfabetos o que no tienen sitio para hacer los deberes", entre otras cosas. " Que el 64% no tengan el grado escolar va a condicionar su vida para siempre", añade. 

El abandono escolar de Leonor se ha convertido en tendencia en las redes sociales. La sorpresa ha sido mayúscula cuando la periodista Ana Pastor ha desvelado la verdadera identidad de Leonor: una niña gitana que vive en Galicia y que, según las estadísticas, tendría altas probabilidades de abandonar la escuela a una edad temprana.

El objetivo de la fundación es lograr la implicación de toda la sociedad en la educación de los niños y niñas gitanos. El abandono escolar entre ellos está 39 puntos por encima al de la población total, por lo que piden que forme parte de la agenda política.

“La educación es un derecho fundamental que hoy por hoy en España no está garantizado para las niñas y los niños gitanos. Nuestra sociedad no puede ser indiferente a que seis de cada diez niños gitanos dejen la escuela. Es preciso que las administraciones ofrezcan soluciones eficaces, poniendo en marcha medidas de acompañamiento de calidad que se adapten a las necesidades del alumnado gitano”, explica Isidro Rodríguez, director de la FSG.

Aunque tienen los mismos sueños que cualquier niño tienen menos posibilidades de cumplirlos. La pobreza, la exclusión social, la falta de referentes y medidas de refuerzo educativo son algunas de las muchas causas de su abandono. En el vídeo también aparece Aitana, que tiene nueve años y está jugando al futbol. "Si te esfuerzas mucho vas a ganar y si te esfuerzas un poco, empatas y si no te esfuerzas pues no ganas", dice.

“La educación es la única herramienta que podemos dar a los jóvenes gitanos para que rompan la situación de exclusión y accedan a un futuro mejor que acabe con la transmisión generacional de la pobreza”, afirma Rodríguez. " La campaña lo que quiere es eso, levantar la mano y que la gente reflexione sobre el tema", sentencia. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información