Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hay que ayudar a Turquía

Los turcos tienen que recibir el mensaje de que su país no será dejado a su suerte en la lucha contra el terrorismo

Víctimas del atentado de Ankara yacen cubiertas con sábanas en el lugar de la matanza.
Víctimas del atentado de Ankara yacen cubiertas con sábanas en el lugar de la matanza. EFE

La brutalidad del atentado registrado ayer en Ankara, el peor de la historia del país, debe hacer saltar todas las alarmas sobre la urgente necesidad de salvaguardar la estabilidad en Turquía. La sociedad turca ha sido golpeada por el terror criminal que tiene un claro fin: sembrar el caos.

Turquía es una sociedad democrática y estable —miembro de la OTAN— en primera línea del escenario de guerra en Oriente Próximo. Con todas sus limitaciones y controversias, se trata de un país musulmán con estructuras equiparables a las de sus vecinos occidentales; un país que ha llamado insistentemente a las puertas de la Unión Europea y que tiene un trato preferencial con esta. Y es parte fundamental de la estabilidad en Oriente Próximo y Europa. Por eso debe tener todo el respaldo necesario. Los turcos tienen que recibir el mensaje de que su país no será dejado a su suerte en la lucha contra el terrorismo.

Aunque haya terminado por ser una frase hecha, la comunidad internacional tiene que abordar de una vez la situación de guerra en Oriente Próximo. Las iniciativas unilaterales suelen multiplicar los problemas. Desde que comenzaron los bombardeos rusos en Siria, el Estado Islámico ha logrado sus mayores avances sobre el terreno, de tal modo que amenaza directamente a la estratégica ciudad de Alepo. EE UU ha cancelado su programa de entrenamiento a los rebeldes sirios sin que esté muy claro si alguna vez sirvió para algo. El proceso de paz entre Israel y los palestinos es una fórmula vacía de contenido y llena de tensión. Mientras, la inestabilidad y el terror avanzan. Turquía es la demostración.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.