Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último tigre de Bulgaria

Varvara, una hembra de 12 años, es trasladada al centro de felinos que gestiona una ONG en Alemania tras la prohibición de espectáculos con animales salvajes en los circos búlgaros

Se llama Varvara y en 12 años no había conocido más que el circo. Pero la vida de esta tigresa acaba de cambiar gracias a la ONG de defensa de los animales Four Paws (cuatro patas). El pasado enero entró en vigor en Bulgaria una ley que prohíbe el uso de animales salvajes en espectáculos ambulantes, así que Varvara se había convertido en la última de su especie que quedaba en el país, excluyendo aquellos felinos que permanecen en parques zoológicos. Nueve meses, hasta el pasado septiembre, tuvo que esperar junto a unos dueños que ya no la querían. Tras recibir sedación, recorrió media Europa hasta llegar a su nuevo hogar, el Centro de Felinos Tierart en la localidad alemana de Massweiler (suroeste). Allí, por cierto, sus criadores tienen buenas noticias: al segundo día de llegar, Varvara ya se animó a explorar el exterior de su nuevo hogar. Una novedad para quien pasó más de una década en una pequeña jaula.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >