Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEMANA DE LA MODA DE PARÍS

Espectáculo de diseño

Valentino sube el listón de la pasarela francesa y Chanel impacta con su puesta en escena

Desfile de Chanel en París.
Desfile de Chanel en París.

Después de una semana de desfiles tibios y comerciales, los shows de Chanel, Valentino y Saint Laurent de este martes han aportado una necesaria dosis de energía a la cita parisina y, lo que no es menos importante, han dado que hablar.

Si hay un hombre que sabe organizar un buen espectáculo y monopolizar la atención mediática ese es Karl Lagerfeld. El diseñador propuso a los asistentes al desfile de Chanel un viaje más literal que metafórico. Tras el bistró y el casino —los escenarios de sus dos últimas presentaciones—, esta vez el alemán decidió convertir el Gran Palais de París en un aeropuerto: con sus mostradores corporativos, sus carritos para las maletas y sus pantallas informativas. Por la terminal París Cambon —llamada así en homenaje a la calle donde Coco Chanel abrió su primera tienda— transitaba un heterogéneo grupo de viajeras: elegantes señoritas que lucían una reinterpretación minimalista del legendario traje de tweed de la casa francesa; hiphoperas con la gorra para atrás y vaporosas faldas, y azafatas con conjuntos de aire retro compuestos por una falda plisada larga y una americana corta. Como en Barajas-Adolfo Suárez, no hizo falta megafonía. El mensaje llegó alto y claro: Lagerlfeld vive en las nubes, pero siempre en primera clase.

La 'top' británica Cara Delevingne y su pareja, la cantante St Vincent, en la primera fila del desfile de Karl Lagerfeld para Chanel.
La 'top' británica Cara Delevingne y su pareja, la cantante St Vincent, en la primera fila del desfile de Karl Lagerfeld para Chanel.

Para rematar el desfile —en el que estuvo presente Marta Ortega, hija de fundador de Inditex— presentó una serie de tops de silueta rectilínea y con incrustaciones metálicas que acompañaban a faldas de tul primorosamente bordadas y superpuestas sobre pantalones. Un primer plano sobre las modelos revelaba alguno de los traviesos detalles que al diseñador le gusta introducir en sus presentaciones. En este caso, los guantes de piel iban colocados sobre la mano de las chicas y sujetos por unas pulseras.

La faraónica presentación fue, de nuevo, una exhibición del músculo económico de la marca. La colección, una muestra de incomparable calidad artesanal y de producción. Porque lo que para Chanel es una línea de prêt-a-porter, para otras firmas sería su propuesta de alta costura soñada.

Tres de las propuestas de Valentino presentadas este martes de la semana de la moda de París. ampliar foto
Tres de las propuestas de Valentino presentadas este martes de la semana de la moda de París.

A veces el impacto llega única y exclusivamente a través de la ropa. Es el caso de Valentino. Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli, directores creativos de la firma italiana, ofrecieron un trabajo rico, emotivo y poético que arrancó el aplauso más largo de los que se han oído hasta ahora en la semana de la moda de París. Inspirada en África, su propuesta fue in crescendo: túnicas donde “el corte había sido reducido a su mínima expresión”, como explicaron los creadores; vestidos puzzle en los que sobre una base de encaje se insertaban piezas de piel pintadas a mano con motivos étnicos; prendas de mohair que reproducían estampados rupestres y una serie de increíbles vestidos semitransparentes con bordados que parecían emular los tatuajes de iniciación tribal. No hizo falta más (ni menos): solo ambición y saber hacer, sobre una pasarela negra sin más reclamo que las propias prendas.

Hedi Slimane también dejó a los asistentes a su desfile con la boca abierta. Algunos de pura emoción y otros porque no daban crédito a lo que estaban viendo. Su colección en Saint Laurent para la próxima primavera estaba inspirada en una suerte de reina de Glanstonbury, el famoso festival de música británico. El francés lo dejó claro desde el primer look que mostró el lunes sobre la pasarela: botas de agua verdes, vaqueros lavados, camiseta blanca y gabardina beige. Después llegaría una interminable serie de minivestidos transparentes con incrustaciones variadas y cubiertos por todas las prendas de abrigo que han significado algo en la historia del rock. Desde la cazadora vaquera a la de cuero, pasando por la americana de corte setentero, el chaquetón de flecos y el de estampado animal. El resultado era un híbrido entre la portada del disco Live through this, de Hole, y Kate Moss tras un concierto de The Libertines.

Creaciones de Hedi Slimane para la colección primaveraverano 2016 de Saint Laurent. ampliar foto
Creaciones de Hedi Slimane para la colección primavera/verano 2016 de Saint Laurent.

Pero aún hubo más. Tras las katiuskas, llegaría una colección de vaporosos vestidos negros y de escote tan generoso que muchas veces no llegaba a cubrir los pechos de las modelos. El efecto era buscado. Al fin y al cabo las estrellas de rock pertenecen a su público en cuerpo y alma.

Puede que, al ver las imágenes de estos diseños de lujo, algunos argumenten que su trastero está lleno de prendas muy parecidas. Pero con este trabajo, Slimane ha conseguido dos hitos nada desdeñables en esta época de tibieza: no dejar a nadie indiferente y que, entre la nebulosa de desfiles fácilmente olvidables o intercambiables, el suyo se haya quedado fijo en la retina y bien ligado a su nombre.

Españoles en París

C.M.

El diseñador Ion Fiz presentó el lunes su colección para la próxima primavera-verano en el Theatre du Renard de París. Patrocinado por la firma cosmética Revlon, fue su primer desfile en la capital francesa. El diseñador vasco mostró una versión ampliada de lo visto hace unas semanas en la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid: vestidos teatrales esculpidos sobre la modelo siguiendo una técnica llamada moulage.

Fiz no ha sido el único diseñador español presente en París. Amaya Arzuaga, que desfiló durante cuatro años en la cita gala, exhibe su primera línea mediante una presentación –fuera de la pasarela- desde hace dos temporadas. El mismo tiempo que Sybilla lleva mostrando su ropa en un showroom parisino. El recuerdo de sus antiguas creaciones todavía sigue vivo en compradores y periodistas, que han abrazado con entusiasmo su vuelta al diseño. Tanto que el diario italiano Il Giornale le ha dedicado una página estos días.

Además, otras firmas como Ailanto, Juan Vidal o Moisés Nieto han llevado sus colecciones a las ferias textiles que se organizan alrededor de la semana de la moda parisina.

Más información