Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La naturaleza del planeta, en peligro

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) elabora una lista, que ya existe para animales y plantas, con los ecosistemas más amenazados

  • Arrecifes de coral en las costa de República Dominicana, en el Caribe. Un estudio del World Resources Institute sentenció en 2005 que dos tercios de los arrecifes están directamente amenazados por actividades humanas. Estiman pérdidas económicas de 300 a 760 millones de euros anuales por la disminución de la pesca de arrecife, el turismo de buceo y los servicios de protección de la costa.
    1Arrecifes de coral en las costa de República Dominicana, en el Caribe. Un estudio del World Resources Institute sentenció en 2005 que dos tercios de los arrecifes están directamente amenazados por actividades humanas. Estiman pérdidas económicas de 300 a 760 millones de euros anuales por la disminución de la pesca de arrecife, el turismo de buceo y los servicios de protección de la costa. Getty Images
  • La disminución de los niveles de agua en la cuenca hidrográfica que conforman los ríos Murray y Darling, en Australia, ha vuelto a hacer visibles los árboles que un día estuvieron sumergidos. Los informes concluyen que hay menos agua que nunca, lo que supone importantes problemas para la biodiversidad de la zona.
    2La disminución de los niveles de agua en la cuenca hidrográfica que conforman los ríos Murray y Darling, en Australia, ha vuelto a hacer visibles los árboles que un día estuvieron sumergidos. Los informes concluyen que hay menos agua que nunca, lo que supone importantes problemas para la biodiversidad de la zona. Getty Images
  • Vista aérea del Parque Nacional Coorong, en Australia. Su reconocimiento como humedal, de importancia internacional (incluida en el Convenio Ramsar), le ha salvado de desaparecer por completo, ya que solo se mantiene intacto el 10% de la superficie original.
    3Vista aérea del Parque Nacional Coorong, en Australia. Su reconocimiento como humedal, de importancia internacional (incluida en el Convenio Ramsar), le ha salvado de desaparecer por completo, ya que solo se mantiene intacto el 10% de la superficie original. © Nature Connect/Corbis
  • Parque Nacional de Table Mountain, Ciudad del Cabo. Aquí viven hasta 8.500 especies de plantas vasculares. Por su variedad y colorido está catalogado como uno de los vergeles botánicos de África. La expansión urbanística, los incendios forestales y la agricultura amenazan a estos matorrales por una doble vía: por la destrucción directa del hábitat y por la invasión de especies exóticas, tanto vegetales como animales.
    4Parque Nacional de Table Mountain, Ciudad del Cabo. Aquí viven hasta 8.500 especies de plantas vasculares. Por su variedad y colorido está catalogado como uno de los vergeles botánicos de África. La expansión urbanística, los incendios forestales y la agricultura amenazan a estos matorrales por una doble vía: por la destrucción directa del hábitat y por la invasión de especies exóticas, tanto vegetales como animales. © Cyril Ruoso/Copyright : www.bi
  • Presas, agricultura intensiva y sobrepastoreo están acabando con cientos de años de convivencia pacífica entre la biodiversidad y las comunidades indígenas en la cuenca del río Senegal. Las aves granívoras que colaboraban en su equilibrio desaparecen y la ruptura del ecosistema provoca el desplazamiento forzado de miles de indígenas y problemas de salud.
    5Presas, agricultura intensiva y sobrepastoreo están acabando con cientos de años de convivencia pacífica entre la biodiversidad y las comunidades indígenas en la cuenca del río Senegal. Las aves granívoras que colaboraban en su equilibrio desaparecen y la ruptura del ecosistema provoca el desplazamiento forzado de miles de indígenas y problemas de salud. © Nicolas Thibaut/Photononstop/C
  • Barcos abandonados por miembros de una antigua comunidad de pescadores, bastante importante, en el Mar de Aral. Este espacio ha pasado de ser el cuarto lago más grande del mundo a no aparecer entre los veinte primeros. Ha perdido su biodiversidad original, incluidas 28 especies de peces endémicos.
    6Barcos abandonados por miembros de una antigua comunidad de pescadores, bastante importante, en el Mar de Aral. Este espacio ha pasado de ser el cuarto lago más grande del mundo a no aparecer entre los veinte primeros. Ha perdido su biodiversidad original, incluidas 28 especies de peces endémicos. © Rastislav Kolesar/Demotix/Corbis