Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPACIO

¿A qué sabe una lechuga cultivada en el espacio?

Los astronautas de la Estación Espacial Internacional prueban el primer vegetal cultivado en el espacio como parte de un experimento que ayudará a alargar las misiones tripuladas

La primera lechuga cultivada en el espacio sabe a rúcula. Así lo afirmó Scott Kelly, uno de los astronautas de la Estación Espacial Internacional (EEI), al probar la primera cosecha recolectada a 400 kilómetros de altura sobre la Tierra. “Sabe bien”, declaró Kelly.

La degustación forma parte de un experimento de la NASA, denominado con sobriedad Veg-01, y apela a la mayor frugalidad imaginable: de esta primera lechuga, los tripulantes solo pudieron comer la mitad. El resto se reserva para el análisis científico: es preciso comprobar cómo afecta la menor gravedad y el entorno de la EEI a la verdura, que ha sido cultivada bajo una extraña luz violeta.

La lechuga ha tardado algo más de un mes en crecer desde que fuera plantada el pasado 8 de julio sobre un lecho de arcilla con fertilizantes y regada con agua. Las semillas han pasado un año en órbita desde su lanzamiento.

Los resultados del experimento ayudarán a esclarecer cómo será el cultivo de alimentos en misiones espaciales de larga duración, como las que tengan por objetivo el planeta rojo. “Si alguna vez vamos a Marte, que iremos, necesitaremos una nave espacial mucho más sostenible [que las actuales]”, aclaró Kelly.

La duración de las viandas a bordo de la Estación Espacial Internacional suele estar garantizada por un máximo de seis meses. Para misiones de mayor duración, será preciso el cultivo a bordo. El consumo de frutas y verduras frescas puede beneficiar a los astronautas, acostumbrados a la comida empaquetada, no solo por sus antioxidantes sino también desde el punto de vista psicológico, al hacer su estancia en el espacio un poco más parecida a la de la Tierra.

“Que podamos cultivar nuestra propia comida es un gran paso en esa dirección”, señaló Kelly, remedando el “gran paso para la Humanidad” que pronunció Neil Armstrong al poner el pie en la Luna.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información