Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El germen del populismo

La única manera de evitar el populismo es evitando previamente las situaciones que lo favorecen. Normalmente los propios populistas de izquierdas y de derechas, pues siempre actúan simultáneamente, ayudan a extremar este tipo de coyunturas, pero las situaciones se van fraguando antes, y poco a poco.

Corrupción, burbujas económicas, derroches... es una labor de equipo en la que en general hay incompetencia, arrogancia, ambición desmedida, falta de autocrítica y siempre un toque de demagogia que nos acostumbramos a generar y consumir.

Este es el comienzo de los grandes populismos que reiteradamente asolan muchas democracias.— Javier Sáez-Benito Suescun.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.