¿Una BBC más pequeña y barata?

La corporación sufre el hachazo en el presupuesto y la salida de mil empleados

En la guerra entre el Gobierno conservador y la BBC se ha abierto un inesperado frente: la cocina. Es el ejemplo al que recurrió el ministro de Economía, George Osborne, para cuestionar las “ambiciones imperiales” de la radiotelevisión pública. ¿Cómo serán los periódicos dentro de 10 años?, se preguntó el canciller del Exchequer. “Serán digitales”, se respondió. “Si la BBC tiene una web con recetas de cocina”, prosiguió Osborne, “se convierte, además de en la radiotelevisión nacional, en el periódico nacional. Nadie querría que la BBC desplazara completamente a los periódicos”.

Una entidad más modesta en sus ambiciones y, por tanto, más barata. Esa es la idea que el Gobierno lanzará esta semana en un documento que resumirá su postura ante la renovación del decreto constitutivo del ente público, que expira al final de 2016.

La imparable tendencia al consumo online a la carta sacude su propia esencia y cuestiona su sistema de financiación. Y el gran reto tecnológico llega justo cuando Cameron y Osborne han emprendido una cruzada contra el tamaño del Estado. Los tories gobiernan en solitario y apenas disimulan su tradicional recelo hacia la supuesta tendencia izquierdista de los informativos de la BBC. Ese será otro tema que se prevé que aborde el documento que presentará el ministro de Cultura, John Whittingdale (históricamente crítico, por cierto, con la televisión pública).

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La BBC no se libró del hachazo en los presupuestos la semana pasada. El Gobierno anunció que la BBC correrá con el coste de subvencionar el canon a los mayores de 75 años, algo que venía haciendo el Ministerio de Trabajo. Eso supone 650 millones de libras al año, un 18% de los ingresos que la entidad obtiene con la licencia.

La legislatura empezó para la BBC con el anuncio del despido de mil empleados. Y muchos temen que terminará con la referencia mundial en radiotelevisión pública de calidad convertida en algo irreconocible. De momento, se abre un nuevo debate: ¿traicionó su misión de servicio público al perseguir audiencias masivas?

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pablo Guimón

Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS