Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Andrés también le da portazo a Donald Trump

El chef estrella español no abrirá un restaurante en un hotel de Trump en Washington

José Andrés
El chef español José Andrés AP

Otro trago amargo para Donald Trump. José Andrés, el chef estrella de origen español que tiene una exitosa cadena de restaurantes en Estados Unidos, también ha decidido este miércoles cortar sus lazos con el magnate inmobiliario por las ofensivas declaraciones del aspirante presidencial republicano contra los inmigrantes.

Los comentarios recientes y despectivos de Donald Trump sobre los inmigrantes hacen imposible para mí y mi empresa seguir adelante con la exitosa apertura de un restaurante español en la propiedad Trump International en Washington”, ha declarado José Andrés en un comunicado enviado a este diario.

Trump se queda así sin el restaurante que José Andrés iba a inaugurar en un antiguo edificio de Correos que el controvertido empresario devenido en político está transformando en un hotel de la capital norteamericana, con vistas a la Casa Blanca a la que aspira. Y en la que, por cierto, José Andrés ha colaborado de manera asidua. No será así sin embargo con Trump, independientemente de que llegue o no a la presidencia.

“Más de la mitad de mi equipo es hispano, así como muchos de nuestros clientes”, ha recordado el artífice de “Jaleo”. “Y como orgulloso inmigrante español, recientemente nacionalizado, creo firmemente en el respeto que cada ser humano se merece independientemente de su situación migratoria”, ha subrayado el español, que en 2013 recibió la ciudadanía estadounidense.  

Trump: los hispanos “me adoran”

S. AYUSO | Washington

Donald Trump contra el mundo. Pese a las críticas de la comunidad hispana por sus ofensivas declaraciones sobre los inmigrantes mexicanos, que ha llevado a muchas empresas a cancelar sus negocios con el magnate, el candidato presidencial republicano no se retracta. Y es más, está convencido de que cuenta con el respaldo de los latinos.

“Tengo una gran relación con los mexicanos. Muchos trabajan para mí. Muchos inmigrantes legales trabajan para mí y muchos vienen de México. Me adoran y yo les adoro”, aseguró Trump en una entrevista con la cadena NBC. Y no solo está seguro de que tiene posibilidades de llegar a convertirse en el candidato del Partido Republicano para la Casa Blanca en las elecciones de 2016. Además, sostiene, lo hará con el voto latino.

“Si logro la nominación, ganaré el voto latino”, sostuvo. ¿El secreto? Crear empleos, afirma. “Hillary Clinton no va a lograr crear empleo. Tampoco Jeb Bush. YO voy a crear empleos y los latinos tendrán puestos de trabajo que no tiene ahora. Y ganaré ese voto”, aseguró mientras dijo mantener su teoría de que “México fuerza a mucha gente mala a nuestro país, son narcotraficantes y criminales, estamos recibiendo los problemas de México”.

El adiós del celebrado chef a Trump no es más que el último revés económico para el magnate desde que, durante su discurso de lanzamiento de campaña, lograra indignar a toda la comunidad hispana del país y al vecino México al afirmar que este país manda a través de la frontera “drogas” y “violadores”.

Antes que el chef español ya cortaron sus lazos la cadena hispana Univisión y la anglohablante NBC, que decidieron no retransmitir los concursos de belleza Miss USA y Miss Universo de los que es dueño parcialmente Trump. Al igual que también lo ha hecho la PGA, también la poderosa cadena deportiva ESPN acaba de anunciar que no usará para su torneo uno de los campos de golf que, como tantos de sus productos, lleva el nombre de Trump. Mientras, NASCAR ha decidido que tampoco empleará como venía haciendo uno de los resorts del magnate en Miami para sus eventos. La cadena Macy’s por su parte ha dejado de vender la gama de productos con el nombre del candidato republicano que venía ofreciendo en sus comercios en todo el país.

Trump ha amenazado con demandar a varias de las compañías que han interrumpido sus lazos con él y eso es lo que, según The Washington Post, también le podría pasar ahora a José Andrés.

El hijo del magnate, Donald Trump Jr., ha advertido de que el contrato con el chef español era por diez años y que podría reclamarle daños. “José no tiene derecho a concluir o abandonar de otra manera sus obligaciones bajo el contrato de arrendamiento”, dijo Trump hijo en una declaración al Post. “No dudaremos en tomar acciones legales para recuperar todo el alquiler impagado para el total de los 10 años acordados junto con los honorarios de los abogados y daños adicionales que podamos sufrir”, agregó.

En los últimos días, la presión de la comunidad latina para que José Andrés le diera portazo a Trump habían incrementado. Una petición en la plataforma en línea change.org que le pedía que abandonara su negocio con el empresario llevaba ya recogidas casi 3.000 firmas, mientras que según la radio pública, para este jueves se estaba organizando una manifestación delante del proyectado restaurante organizada por líderes hispanos locales.

La decisión de José Andrés ha sido de hecho rápidamente aplaudida por la comunidad hispana de EE UU, que en los últimos días había venido aumentando la presión para que diera ese paso y se desvinculara de Trump.

“Saludamos a José Andrés y a todos los que reconocen que no hay lugar para las declaraciones xenófobas de Trump”, celebró Ali Noorani, director ejecutivo del lobby proinmigración National Immigration Forum, el anuncio del chef. “Su respuesta envía un mensaje claro: hablar de inmigración es hablar de personas, no de prejuicios y conveniencias políticas”.

Otro chef estrella, el estadounidense Anthony Bourdain, también aplaudió la decisión de su colega y amigo.

“José Andrés, ¡mi héroe!”, tuiteó el compañero de aventuras culinarias de uno de los españoles más conocidos de EE UU.

Más información