Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva Cuba que comienza

La Habana Vieja cambia día a día gracias a la apertura de múltiples negocios privados que han rehabilitado la vida de la ciudad y contribuyen a la restauración.

  • La nueva tienda de diseño Clandestinas, en la calle Villegas, fue inaugurada en febrero y tiene gran éxito de público.
    1La nueva tienda de diseño Clandestinas, en la calle Villegas, fue inaugurada en febrero y tiene gran éxito de público.
  • El bar restaurante Azúcar, abierto en noviembre en la Plaza Vieja, es uno de los lugares privados con encanto que han florecido en la Habana Vieja.
    2El bar restaurante Azúcar, abierto en noviembre en la Plaza Vieja, es uno de los lugares privados con encanto que han florecido en la Habana Vieja.
  • Terraza del bar restaurante Azúcar en la Plaza Vieja.
    3Terraza del bar restaurante Azúcar en la Plaza Vieja.
  • Taller de tatuaje La Marca, en la calle O'Reilly, que funciona también como centro de promoción de arte.
    4Taller de tatuaje La Marca, en la calle O'Reilly, que funciona también como centro de promoción de arte.
  • Anaqueles de ropa en la tienda de diseño Clandestinas.
    5Anaqueles de ropa en la tienda de diseño Clandestinas.
  • Uno de los tatuadores de La Marca trabaja con un cliente en el taller de la calle O'Reilly.
    6Uno de los tatuadores de La Marca trabaja con un cliente en el taller de la calle O'Reilly.
  • Exterior de la tienda Clandestinas en la popular calle Villegas de la Habana Vieja.
    7Exterior de la tienda Clandestinas en la popular calle Villegas de la Habana Vieja.
  • Uno de los nuevos bares abiertos en el casco histórico de la ciudad al calor de las reformas económicas de Raúl Castro.
    8Uno de los nuevos bares abiertos en el casco histórico de la ciudad al calor de las reformas económicas de Raúl Castro.
  • Interior del restaurante La Vitrola, decorado con motivos de los años 50, en la esquina de San Ignacio y Muralla en la Plaza Vieja.
    9Interior del restaurante La Vitrola, decorado con motivos de los años 50, en la esquina de San Ignacio y Muralla en la Plaza Vieja.
  • 10