Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía para utilizar bien el microondas (en efecto, lo hace mal)

¿Cómo afectan las ondas a los alimentos? ¿Puedo introducir algo directamente del congelador? Después de leer esto mejorará su alimentación

Guía para utilizar bien el microondas (en efecto, lo hace mal)

Tiene casi 70 años y en España se popularizó allá por la década de los 90. El microondas es uno de los electrodomésticos imprescindibles en muchos hogares pero, ¿sabemos utilizarlo adecuadamente? Varios expertos nos ayudan a elaborar esta guía para su buen uso.

El ritual engancha, sobre todo por las mañanas: meter el café, cerrar la puerta, girar la ruleta del tiempo y quedarse viendo a la taza dar vueltas y más vueltas. Pero, ¿pasa algo por quedarse mirando girar el plato como si fuera la final de la Champions?
Lo desentraña Enrique Andrés, especialista de producto de Home Appliances de LG España: “Las ondas microondas son una forma de energía parecida a las ondas de radio, de televisión o a las de la luz del sol. Se expanden hacia fuera pero no pueden atravesar las paredes metálicas del horno. Además, estos electrodomésticos dejan de producir microondas automáticamente una vez se abre la puerta”.

¿Es necesario que el plato del microondas de vueltas?

Meter recipientes grandes que no dejan girar el plato es uno de los errores más comunes"

Enrique Andrés, especialista de LG

Depende de lo caliente que se quiera comer ese día. Continúa Enrique Andrés: “Meter recipientes grandes que no dejan girar el plato es uno de los errores más comunes. Al no permitir este movimiento, las ondas no se distribuyen correctamente y no calientan bien los alimentos”.

Tuppers con tapas que no cierran bien, ese plato que se compró de recuerdo en algún viaje a Lisboa… ¿Cualquier recipiente que aparezca por casa vale para calentar alimentos?
Lo explica Pedro Lozano, endocrino: "Lo apropiado es utilizar recipientes específicos para microondas, bien sean de plástico, silicona, cristal. La porcelana también es aconsejable. Y nunca hay que introducir metal".

El micro cuece, no hornea, por lo que procuro suplir las carencias con algún truco. Pero tanto en textura como en sabor se consiguen buenos resultados"

Susana Pérez, cocinera y recetista

¿Hay que tapar la comida?
Sí. Y nada de lanzar un alimento directamente sobre la base del microondas. “Siempre es mejor tapar los alimentos porque así evitamos el contacto directo con las ondas”, indica Lozano. El especialista de producto de Home Appliances de LG España, Enrique Andrés, añade que taparlos es importante para asegurar el buen funcionamiento de la máquina: “No cubrir los alimentos al cocinar hace que se vaya acumulando grasa en las paredes y que se produzcan chispas que dañen la zona por donde pasan las ondas del microondas. Esto provocará que con el tiempo este electrodoméstico no caliente correctamente".

Usar la opción de descongelar o no usarla. Esa es la cuestión.

Lo más importante es evitar que queden trocitos o restos de comida, ahí es cuando pueden crecer bacterias"

Elvira Nistal, asesora nutricional

“Siempre que se pueda, lo mejor es descongelar los alimentos de forma tradicional, poco a poco, al natural. Hacerlo mediante el microondas provoca que pierdan propiedades. Y debemos recordar que un alimento que ya se ha congelado no debe volver a congelarse”, sostiene el endocrino Pedro Lozano.

¿Cómo se debe limpiar adecuadamente un microondas para que no crezca una colonia de bacterias en su interior?
Lo explica Elvira Nistal, asesora nutricional: “Lo más importante es evitar que queden trocitos o restos de comida. Por lo demás, basta con limpiarlo como cualquier otro electrodoméstico”.

¿Hay algún tipo de alimento que no sea conveniente calentar en el micro?

“Para que las verduras y frutas no pierdan antioxidantes, lo más recomendable es no añadir agua”, explica Nistal. Y recomienda: “Si tenemos puesta la nevera a una potencia alta, es mejor dejar los alimentos un ratito a temperatura ambiente antes de meterlos en el microondas para que el contraste de temperaturas no choque demasiado”.

Cocinar con este electrodoméstico lleva tiempo de moda. ¿Cuáles son las reglas básicas a tener en cuenta para no elaborar una chapuza?

Lo importante, para evitar perder sabor y textura es el juego entre potencia y tiempo. Eso, y no hacer girar la ruleta del tiempo despreocupadamente e irse a ordenar papeles, por ejemplo. Susana Pérez, responsable de la web de cocina webosfritos.es y autora del libro Mug Cakes, bizcochos en taza listos en 5 minutos tiene claro que el microondas es un aliado perfecto para sus recetas: “Estoy muy contenta con los resultados, tanto en bizcochos dulces como saldaos. El micro cuece, no hornea, por lo que procuro suplir las carencias con algún truco. Pero tanto en textura como en sabor se consiguen buenos resultados. En este caso, se trata de quitarte las ganas de dulce sin montar parafernalia repostera. Pero también lo uso para hacer pescados porque quedan estupendos”. Tan práctico es cocinar en el microondas que la mayoría de webs de cocina ya suelen incluir una sección sobre este electrodoméstico. Llegados a este punto, es inevitable acordarse del delicioso libro de cocina más triste de la historia Microwave for one, de Sonia Allinson

¿Usarlo mucho repercute en la cartera a final de mes?
Al revés, según Gas Natural Fenosa utilizarlo en vez del horno ahorra entre un 60% y un 70% de energía, además de tiempo. Añaden, además, que hay que elegir uno que tenga el tamaño y la potencia adecuadas a las necesidades reales. Y recuerdan un básico: "A más cantidad se necesitará más potencia o tiempo”.

Algunos consejos sabrosas
Francisco Medina Vázquez, de La Trastienda Tapas del Mercado de San Antón de Madrid, comparte estos consejos que suele utilizar en su establecimiento para sacar el máximo partido al microondas:

1. Saca todo el jugo a los cítricos.
Mete las piezas de fruta en el microondas entre 15 y 20 segundos. Sacarás mucha más cantidad de jugo cuando las exprimas.

2. Cebolla sin lágrimas.
Para evitar los clásicos lloros, antes de cortar las cebollas introdúcelas unos breves segundos en el micro.

3. Aceites aromatizados al instante.
Mezcla un aceite con un puñado de las hierbas aromáticas que prefieras. Introdúcelo en el microondas para dar un golpe de calor y conseguirás un aceite aromatizado muy especial.

4. Bechamel colorida.
A la hora de elaborar croquetas, mezcla la leche que vayas a usar con tinta de calamar e introduce la mezcla unos 15-20 segundos en el microondas. Le aportará sabor y color a la masa final.

 

Siga leyendo...

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información