Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una empresa de EE UU diseña un avión inflable para volar en Venus

El VAMP podría viajar al planeta vecino en 2021si la NASA lo selecciona en su programa Nuevas Fronteras

IIustración del avión inflable para volar en la atmósfera de Venus.
IIustración del avión inflable para volar en la atmósfera de Venus.

En la superficie de Venus hace un calor de 460 grados centígrados, más que suficiente para fundir el plomo, y la presión es de 90 atmósferas (más o menos igual que en el océano terrestre a 900 metros de profundidad). La densa atmósfera rica en ácido sulfúrico en ese planeta con un potente efecto invernadero complica aún más las cosas. En tales condiciones, las sondas espaciales que han logrado llegar al suelo han funcionado menos de dos horas, como mucho, y la investigación del planeta vecino se ha basado en naves en órbita allí. Pero una empresa estadounidense, Northrop, está desarrollando una alternativa nueva de vehículo para la exploración espacial: un avión no tripulado inflable, propulsado, que podría volar durante un año a media altura en Venus. La idea está verde todavía desde el punto de vista del desarrollo de tecnologías necesarias y de ensayos con prototipos. Pero sus responsables son optimistas y aspiran a salir airosos en la selección que hará la NASA, el próximo otoño, en el programa Nuevas Fronteras de misiones planetarias futuristas, con una financiación de hasta 880 millones de euros y para estar listas hacia 2021. El avión, denominado VAMP (siglas, en inglés de Plataforma Atmosférica Maniobrable en Venus), de 55 metros de envergadura, partiría de la Tierra en un cohete convencional, viajará en una nave interplanetaria, se desplegaría al llegar al planeta rellenándose de algún gas, como hidrógeno, y empezaría a volar con unos 50 kilos instrumentos científicos a bordo.

“El VAMP es un aeroplano inflable muy grande, pero increíblemente ligero, que integra diferentes capacidades de Northrop Grumman en aviones no tripulados desplegables, semiflotantes, y en tecnología espacial, en un vehículo de exploración planetaria único”, señala la empresa, destacando que el objetivo es hacer “un vehículo de ágil maniobrabilidad, velocidad, resistencia y capacidad de llevar carga útil”. El avión, señala, podría volar entre varios meses y un año por la atmósfera de Venus, “combinando fases de vuelo propulsado y de planeo” a una altura de entre 55 y 70 kilómetros sobre la superficie.

Ilustración del del avión inflable volando en la atmósfera de Titán, la luna de Saturno. ampliar foto
Ilustración del del avión inflable volando en la atmósfera de Titán, la luna de Saturno.

A esa altura, las condiciones mejoran mucho respecto al suelo: la presión es similar a la que hay en la superficie terrestre, y la temperatura ronda los 15 grados centígrados, explica Space.com. Aunque las densas nubes de ácido sulfúrico siguen siendo un problema que exige soluciones radicales, por ejemplo, en materiales. El VAMP, volando allí, permitiría tomar datos científicos importantes acerca de la atmósfera y su interacción con la superficie. Pero el vehículo tendría que realizar con éxito ensayos con prototipos en entornos más o menos equiparables a los de destino para tener alguna opción en la próxima selección de la NASA, añade Space.com, citando a SpaceNews

“Varias sondas de descenso de la antigua Unión Soviética aterrizaron en Venus. Solo fueron capaces de enviarnos información durante un corto período de tiempo porque las temperaturas extremadamente altas y la presión en la superficie allí fundieron y aplastaron las sondas”, recuerdan los expertos del Centro de Procesamiento Infrarrojo y Análisis (Caltech, EE UU) en su web Cool Cosmos. “El 15 de diciembre de 1970, la nave automática soviética Venera 7 se convirtió en el primer artefacto que aterrizó en otro planeta. Midió la temperatura de la atmósfera en Venus. En 1972, la Venera 8 tomó datos atmosféricos y de la superficie durante 50 minutos tras aterrizar y, el 22 de octubre de 1975, la Venera 9 descendió allí y tomó la primera fotografía de cerca del suelo venusiano”, continúan los expertos de Cool Cosmos. La sonda que más ha durado funcionando en el suelo de Venus fue la Venera 12, que envió datos durante 110 minutos, en 1978.

Desde el espacio, y mucho más recientemente, dos sondas espaciales han permitido conocer el planeta vecino gracias a los datos tomados durante años en órbita allí: la Magellan, de la NASA, estuvo dando vueltas a Venus desde 1990 a 1994 y su exploración con radar de la superficie permitió, por ejemplo, confeccionar un mapa detallado. Desde abril de 2006 hasta diciembre de 2014, ha sido la muy fructífera Venus Express, de la Agencia Europea del Espacio (ESA), la última misión en ese mundo vecino. En total, casi 40 misiones de exploración han tenido éxito total o parcial en Venus.

La alternativa de los investigadores de Northrup es ese dron superligero para volar por la infernal atmósfera venusiana. “El VAMP utilizaría motores alimentados por paneles solares y el calor emitido por la desintegración de un poco de plutonio-328 radiactivo”, explicaba el año pasado la web PhysOrg. Por la noche, el avión planearía y, dados los fortísimos vientos de Venus, los expertos han calculado que podría dar una vuelta completa al planeta cada seis días. Los datos tomados podrían ser enviados a la Tierra a través de la nave interplanetaria en la que el avión habría viajado hasta Venus, que se quedaría allí en órbita haciendo re repetidor de comunicaciones. El objetivo de una misión así comprender mejor la atmósfera del planeta y, si tuviese éxito, podría ser la base de futuros drones de investigación en otros cuerpos del Sistema solar, como Marte o incluso la luna Titan de Saturno.