Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fuerzas del anterior terremoto han podido provocar el nuevo temblor

Este seísmo es entre cuatro y cinco veces menor que el del 25 de abril, en términos de energía liberada

Terremoto en Nepal Ampliar foto
La estrella señala el lugar del epicentro del terremoto, según el Servicio Geológico de EE UU. USGS

El terremoto que ha sacudido Nepal este martes, a las 9.05 hora peninsular española, no es una réplica del que causó más de 8.000 muertos el pasado 25 de abril. Este seísmo, de magnitud 7,3, sería un seísmo independiente de aquel, aunque quizá se haya disparado por las fuerzas que se liberaron en su día. El epicentro del nuevo terremoto se localizó inicialmente en territorio chino, aunque luego se ha ubicado también en Nepal, al noreste de Katmandú. En términos de energía liberada, este temblor es entre cuatro  y cinco veces menor que el del día 25 de abril, explica Pablo González, especialista en seísmos de la Universidad de Leeds y COMET.

"No se puede considerar una réplica del anterior", afirma Emilio Carreño, director de la Red Sísmica del Instituto Geográfico Nacional (IGN). Este experto explica que no se ha producido en el mismo lugar que el anterior aunque el mecanismo del movimiento de la falla "ha sido idéntico" en los dos seísmos. Posteriormente, se ha registrado otro temblor de magnitud 6,3 al este de la capital nepalí.

Por réplica entendemos los movimientos posteriores a un terremoto en el que la corteza se reasienta alrededor de la falla que ha causado el seísmo principal. En este caso, según Carreño, se trataría de otro temblor independiente. "Puede ser que como consecuencia del terremoto anterior se haya disparado otra zona de fractura que estuviera ya muy cargada de tensiones", asegura el experto del IGN.

El seísmo registrado este martes ha sido detectado en la estación de La Jonquera (Girona) 11 minutos después

Las réplicas pueden producirse hasta un año después del terremoto principal. El seísmo registrado este martes, detectado en la estación de La Jonquera (Girona) 11 minutos después, ha sido bastante superficial al producirse a una profundidad de 10 kilómetros.

Los terremotos en esta zona se producen por el empuje de la placa India contra la placa Euroasiática, que convergen a una velocidad de unos cinco centímetros al año, convirtiendo el frente del Himalaya en una gran falla de unos 2.000 kilómetros de largo. "Este movimiento no se acomoda linealmente sino que se acumula debido al rozamiento de las rocas", explica Pablo González. Y añade: "Este es el proceso que carga energía en las fallas y que luego se libera en forma de terremotos".

Cabe esperar nuevos terremotos de gran magnitud en el frente del Himalaya

González explica que sus mediciones muestran que el terremoto de Gorkha del 25 de abril produjo un deslizamiento de falla de unos cinco metros. "Debido a que todo el frente de la cadena montañosa converge, los segmentos adyacentes también están preparados para romper en futuros terremotos. Por lo que el terremoto de este martes parece haber sido acercado a la ruptura por el terremoto previo. Debido a que la magnitud bastante similar, no cae en la definición estricta de réplica", concluye.

Desafortunadamente, según González, cabe esperar nuevos terremotos de gran magnitud en el frente del Himalaya, aunque no sabemos cuándo. "Solo el análisis de la historia de las rupturas previas, el análisis de los segmentos que rompen y la determinación de como se comporta el resto de la falla alrededor de la ruptura nos acercará a mejorar nuestro conocimiento del fenómeno sísmico", asegura.

Más información