Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Horas frente a eficiencia

Aunque parezca casi irrelevante, la eficiencia de los trabajadores se ve muy condicionada por sus horarios de trabajo, ya que hay horas en las que ya no se rinde. España es un país que debería prestar especial atención a este tema, puesto que es uno de los países europeos con más horas de trabajo y no por ello es más productivo. Según el ranking de eficiencia laboral del Foro Económico Mundial, España ocupa el puesto 100º entre 144. Los únicos países de la UE-28 que quedan por detrás nuestro son Croacia, Grecia e Italia. La jornada laboral debería ser de seis horas, empezando por la mañana entre las siete y las nueve, y saliendo entre las 16.30 y las 18.00, con un horario flexible y dando para el almuerzo entre 45 minutos y una hora. Este sería el horario ideal según José Díaz Canseco, profesor de EAE Business School y Socio-Director de The Human Touch. Con menos tiempo, la productividad sería prácticamente la misma o incluso mayor, al estar descansados los trabajadores. Además, desde mi punto de vista, dicho horario es el ideal porque permite compaginar mucho mejor la vida laboral con la vida familiar y la vida social, ya que saliendo a las 18.00 aún queda toda la tarde por delante, en vez de llegar a casa justo para cenar, ver la televisión o leer un rato antes de irte a la cama. A su vez, aumentan las horas de descanso. Personalmente pienso que del mismo modo que entrenando o estudiando más tiempo del razonable el rendimiento empeora, igualmente ocurre con el trabajo.— Jorge López Tomás.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.