Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Razones para apagar el móvil

En el artículo Siete razones por las que se debe encender el móvil en clase se dice que “La clase ya no es el único lugar donde se aprende”. Esto no es una novedad. Antaño conocíamos las aventuras del Capitán Trueno y de Tintín fuera del aula, las niñas se transmitían unas a otras las canciones que cantaban al corro, y quien sabía jugar al ajedrez había sido enseñado por un amigo. Pero es bueno recordar que hay algunas cosas, como las matemáticas, el latín o el griego, que solo se pueden aprender dentro del aula, y que mientras se aprenden es aconsejable desconectar el móvil. La dependencia del móvil puede llegar a ser enfermiza, y la clase es un buen lugar para desintoxicarse.

Se dice también que las calculadoras “De estar prohibidas en clase, pasaron a utilizarse para aprender”. La utilidad de las calculadoras es indudable, como lo es la de los coches, pero no se ha de olvidar que así como el caminar sigue siendo un saludable ejercicio, también lo sigue siendo el cálculo mental. A mi juicio, las calculadoras no deben de ser usadas antes de los 14 años.— Ricardo Moreno Castillo. Profesor de Matemáticas jubilado, Madrid.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.