Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poemas y mujeres en movimiento

La bailarina Aïda Colmenero ha creado un mapa poético con cuerpos de mujeres africanas

'She Poem/Ella Poema' se presenta en el Kinetic Festival de Nueva York el 12 de marzo

Aïda Colmenero danza en la École des Sables (Senegal), en 2011.
Aïda Colmenero danza en la École des Sables (Senegal), en 2011.

"La danza a nivel profesional no está valorada en África y es más una cosa de hombres que de mujeres. La maternidad significa un parón para muchas bailarinas, que llegan a dejar de bailar de manera definitiva tras ser madres. La propia Germaine Acogny tenía una compañía exclusivamente masculina y fue hace tres años cuando creó una versión femenina. Ella no mezcla hombres y mujeres. Hay pocos referentes, si exceptuamos casos como la compañía femenina marfileña Tchetche, que causó un gran impacto en el mundo de la danza y es una de las más importantes en África. Sin embargo, es una excepción".

Aïda Colmenero (Madrid, 1981) mueve sus manos en el aire de manera expresiva mientras se explica, sentada en un restaurante vegetariano de Callao, en Madrid. Pequeña y delicada, tiene la piel pálida y una larga melena oscura que se le derrama por la espalda, hoyuelos a los lados de la sonrisa, una frente que se le arruga cuando habla apasionadamente. Viste con sencillez, de negro, con pendientes de plata y un anillo. Viene forrada en pleno invierno madrileño, pidiendo por todos los poros sol africano y vida.

"Hay pocos referentes femeninos en la danza contemporánea africana", insiste. "En los talleres que he hecho allí siempre me preguntaba dónde estaban las mujeres, siempre había pocas. Las que acudían mostraban una enorme timidez a la hora de dialogar y expresarse en público, pero jamás a la hora de bailar".

Aïda ha bailado e impartido clases en Senegal, Tanzania, Cabo Verde, Gabón, la República de Guinea, Nigeria, Ghana, Madagascar y Marruecos. En todos estos países ha trabajado con bailarines locales, partiendo de las premisas y el lenguaje de la técnica de la franco-senegalesa Germaine Acogny. De paso, va plantando las semillas de su propio proyecto personal, She Poems/Ella Poema, un trabajo que desarrolla desde 2013, cara a cara con una bailarina de cada país en el que recala, montado sobre un texto poético escrito por una mujer y sobre los miedos e inquietudes de las mujeres con las que baila. Sueña con poder visitar todos los países africanos y crear un mosaico, una especie de mapa coral, en el que una bailarina de cada tierra preste su voz y su cuerpo a su proyecto. She Poems/Ella Poema se presentará en el Kinetic Festival de Nueva York el próximo 12 de marzo con motivo del Día de la Mujer.

SHE POEMS TANZANIA/Elogio de mi cuerpo. Teaser. Inspirado en el poema de Alaíde Foppo (Guatemala), con la bailarina tanzana Happyness Magije, dirigido por Aïda Colmenero.

Aïda Colmenero es muy ambiciosa: pretende dar a conocer la técnica Acogny y la danza contemporánea africana en nuestro país. Lucha por posibilitar un diálogo entre bailarines africanos y españoles que fluya entre ambos territorios y que parece imposible por escasa apertura de los programadores y gestores culturales españoles o las dificultades con los visados. Por su lengua resbala el deseo de residencias artísticas de africanos en España, giras de bailarines africanos por España, proyectos hispano-africanos y redes comunes que florezcan y den frutos a través de la danza.

Conexión senegalesa

La vida de Aïda viró hacia África en 2004, cuando se formaba en danza contemporánea y africana en la Escuela de teatro Cristina Rota. Decidió marcharse sola a Senegal para aprender y crecer como persona y artista. Aterrizó sin querer en Toubab Dialaw, donde se encuentra la École des Sables. En aquel entonces, Aïda no conocía la escuela ni a Germaine Acogny. Por pura casualidad fue a parar en ese punto concreto de la geografía africana, donde se enroló en clases particulares de danza tradicional.

Aïda se enteró de dónde había estado y con quién al regresar a Madrid tres meses después y ver el documental Movement (Re)volution Africa. Kaolack, uno de los miembros de la compañía Jant-Bi de Germaine Acogny, aparecía en las imágenes de la película. El mismo Kaolack con el que ella conversaba en la playa de Dialaw y que jugaba, entre bromas y veras, a dar clases de danza con ella a otras alumnas.

SHE POEMS SENEGAL / 2Noviembre. Teaser. Inspirado en el poema de Stella Díaz Varín (Chile) con la bailarina senegalesa Marie Agnès Gomis, dirigido por Aïda Colmenero.

"Me dije que tenía que volver y precisamente allí, a la École des Sables. Germaine Acogny organiza cursos para africanos y por africanos todos los años y para bailarines profesionales de otros continentes cada dos años. No había formación reglada de su técnica en otro sitio. Les escribí explicándoles lo mucho que deseaba estudiar con ellos y en el año 2009 recibí la primera beca del Ministerio de Educación y Cultura para que un ciudadano español ampliara estudios artísticos en el continente africano. Así que me marché de nuevo a Senegal".

La segunda vez que Aïda pisó tierra senegalesa ya era realmente consciente de dónde estaba y de lo que su corazón deseaba. Convirtió al país en su residencia oficial a partir de 2009, año en el que también se embarcó en un proyecto pedagógico, Africa Danza Training Programme, con el que recorrió otros países africanos.

Aïda fue la primera española en entrar en la escuela de Germaine Acogny y no cesaba de agradecer a los planetas alineados a su favor la inmensa fortuna de bailar bajo los baobabs de Dialaw, sobre la arena de su playa, con gente que se apasionaba con la danza como ella. La técnica Acogny, señala, se basa en la danza tradicional africana y se trabaja desde la alegría, respetando el cuerpo, las posiciones naturales.

SHE POEMS NIGERIA/ NO LUZ. Teaser. Inspirado en el poema de Paloma Serra (España), con la bailarina nigeriana Irene Omoha, dirigido por Aïda Colmenero.

"Cuando estuve en Senegal me di cuenta de que hay algo que está pasando en África y que no está pasando aquí. Allí pude conectar lo que soy como persona y como profesional. Me dije que esto era lo que me latía: ver mi formación como algo global y la danza como algo vital. Me dije que tenía que quedarme allí", constata con sencillez.

Y así lo hizo.

Preparó un dúo, Cafe Toubab, con un colega senegalés, Alioune Diagne. Les invitaron a un festival en Meknés, en Marruecos, y a una residencia artística allí. Después llegó una ayuda de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo para seguir formándose en Senegal y finalmente, su participación en el Festival Mundial de las Artes Negras, que regresó a Dakar —tras una larga ausencia— en el año 2010. La capital senegalesa se convirtió en su base mientras exploraba la danza africana in situ, aprendía y se enamoraba del continente.

Quiso el destino que, también en el año 2010, Germaine Acogny decidiera seleccionar a gente que conocía y que intuía que podía ser depositaria de sus conocimientos para hacer cursos de transmisión de ese saber sobre su técnica. De nuevo, Aïda fue una de las elegidas, la única española y la única hispanohablante del grupo. La transmisión se produjo durante tres años, en periodos de dos meses cada año.

She Poems

De todas estas experiencias surgió She Poems/Ella Poema. De las audiciones llenas de mujeres en España y de las pruebas africanas, donde impera la testosterona. De las preguntas "raras" que le hacían las pocas bailarinas africanas con las que se tropezaba. De la ausencia casi total de compañías de mujeres y la escasez de figuras referentes como Nora Chipaumire o Julie Dossavi.

Pequeña muestra de un momento de trabajo.

"She Poems/Ella Poema es instinto e improvisación y transformar un poema en movimiento", intenta explicarse. "Poner las palabras y crear desde allí. Cogemos un texto breve que se pueda traducir fácilmente. Empezamos con poemas españoles y ahora busco textos africanos escritos por mujeres. Tomamos una emoción, una idea, un momento concreto. Nos hacemos preguntas. Es un espacio íntimo de aprendizaje mutuo. En Tanzania, por ejemplo, trabajamos con el suajili y con lo que se experimenta al ser madre, lo que significa ser mujer. En Nigeria, hicimos audiciones en Abuya y acabamos trabajando en el silencio y el ruido de los generadores por los cortes de electricidad. La idea es crear un mapa poético de voces femeninas africanas".

Aïda se felicita porque She Poems/Ella Poema también se plasma en vídeo. "Rompe las fronteras y no tiene que pedir visado. Expone temas súper poderosos. Piezas cortas, algo fresco. Es un trabajo individual que sirve para el enriquecimiento mutuo de la bailarina que se implica en el proyecto y el mío. Y tengo la suerte de trabajar con mujeres que serán referentes en la danza contemporánea de su continente y universal", precisa.

En continuo proceso de crecimiento y aprendizaje, ha decidido estudiar antropología y centrarse en la cuestión de la identidad. Ahora ya tiene sus tres primeros poemas, trabajados y grabados en Senegal, Nigeria y Tanzania. Y busca nuevas mujeres, nuevos poemas y nuevas tierras que convertir en puro movimiento. 

SHE POEMS

Kinetic Cinema
Visionado y debate con Aida Colmenero Diaz
Jueves, 12 de marzo. 7:30-9:00pm, 5 dólares
Spectacle Theatre
124 S 3rd St, Brooklyn, New York 11211

Acogny Technique Workshop
Danza contemporánea africana con Aida Colmenero
Lunes 9 de marzo, de 7:30-9:30pm
BAAD! (Bronx Academy of Arts and Dance)
2474 Westchester Avenue, Bronx, NY 10461
718-918-2110

Acogny Technique Workshop
Danza contemporánea africana con Aida Colmenero Diaz y Papa Sy
Miércoles, 11 de marzo, de 7:30-9:30pm, 18 dólares
En LIU (Long Island University)
Entrada por la Avenida Flatbush & DeKalb, Brooklyn
Registro en el Cumbe Center for African and Diaspora Dance