Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDITORIAL

Bienvenidos al debate

La propuesta económica de Ciudadanos aporta lo que se espera de un partido: ideas para discutir

La irrupción de Ciudadanos en el panorama político está aportando ideas frescas en el terreno económico a un debate político demasiado enfangado en el diagnóstico de la situación y poco proclive a las propuestas concretas. Aunque todavía es pronto para hacer una valoración completa del proyecto (el modelo de presentación por fascículos puede ser positivo para la mercadotecnia política, pero dificulta su análisis global), las primeras recetas enunciadas están bien alineadas con lo que el partido califica como el cambio sensato.

En su primera entrega, Ciudadanos se ha centrado en “dar herramientas a los ciudadanos, a los trabajadores, a los parados, a las empresas y a los autónomos para superar la crisis”, dejando para una segunda etapa las propuestas sobre el crecimiento a largo plazo. Esas herramientas que propone recogen planteamientos cercanos a la socialdemocracia, aunque pasados por un tamiz liberal.

La prioridad en la lucha contra la crisis que, según este partido, es atajar la desigualdad, la pobreza, la precariedad y la exclusión social. Un enunciado que comparte con otras fuerzas y que seguramente estará en el centro de la mayoría de los programas electorales a final de año. En este caso, se deja claro que no se defienden visiones colectivistas y estatistas para regenerar España, sino que se pone el foco en los individuos como centro de actuación.

Las principales acciones que plantea se refieren a reformas de gran calado en la educación, el marco de relaciones laborales, la regulación de la actividad económica, la innovación y la política fiscal (aunque no todas las desarrolla en su documento). Para la lucha contra la desigualdad, la exclusión y la precariedad laboral (que afecta a 11 millones de españoles, incluyendo a los contratados temporales, los parados y los que se han borrado por desánimo de las listas del paro), Ciudadanos hace cinco propuestas: un nuevo marco de relaciones laborales basado en el contrato único e indefinido con indemnizaciones crecientes; un complemento salarial anual garantizado para asegurar un salario digno; un plan de choque contra el paro de larga duración; una ley de segunda oportunidad y una política activa europea contra el desempleo.

Falta, desde luego, la visión global, el desarrollo de las reformas propuestas, las cuentas de lo que supone cada una de esas medidas y cómo se van a financiar, o, según sus palabras, cómo “poner los cimientos del crecimiento a largo plazo de la economía española y asegurar que pueda competir en la economía global y generar un crecimiento de calidad”.

Con independencia de su grado de acierto o de error, el esbozo de programa de Ciudadanos trae al primer plano lo que se espera de un partido político: propuestas y aportaciones para el debate, en vez de hoscas batallas nominalistas. Es de agradecer a la fuerza política en alza en los sondeos que exponga sus ideas económicas desde el principio del año electoral.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.