Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Palos en las ruedas

La exigencia de primarias en el PSOE de Madrid enmascara una ofensiva contra Pedro Sánchez

Ni siquiera el apretado calendario que resta hasta las elecciones autonómicas ha contenido las exigencias de algunos socialistas madrileños, que solo aceptan la designación de un nuevo candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid si previamente se celebran primarias. Sale así a la luz otro episodio de la ofensiva para tratar de torcer el brazo al secretario general, Pedro Sánchez, como si eso fuera lo más importante que debe hacer el PSOE a menos de 100 días de unas elecciones en las que se ve amenazado por una fuerte competencia de otras opciones; y cuando lleva 20 años apeado del poder en la comunidad madrileña.

Teóricamente, la elección directa por los militantes supera a otros procedimientos de designación de candidatos. De ahí el uso que los socialistas han hecho de esta fórmula para dotar de legitimidad, entre otros, al propio secretario general. Quienes exigen improvisar ese mismo procedimiento en vísperas de un proceso electoral olvidan que acentuar las discrepancias dentro de los partidos es un método seguro de ir a la derrota. Más allá de los límites del PSOE, a nadie se le escapa que está en juego no solo el liderazgo de Sánchez, sino la supervivencia de ese partido como organización digna de ser tenida en cuenta.

La dirección federal, recientemente elegida, debería contar con el suficiente respeto para tomar sus decisiones y esperar al contraste de los resultados en las urnas del 24 de mayo. Entregarse ahora a demasiadas maniobras internas equivale a olvidar que la prioridad absoluta de los que concurren a las elecciones debe consistir en convencer a muchos ciudadanos y no solo a la fiel militancia.

En los partidos tradicionales, hay quien sigue sin darse cuenta de que enrocarse en los recovecos tácticos acredita cada vez menos para representar y dirigir a la ciudadanía, sin duda más interesada en candidatos de prestigio profesional e intelectual para ejercer esas funciones, aunque no lleven un carné en el bolsillo. Esto deberían tenerlo en cuenta los que aspiren a sacar al partido socialista de su postración. Y también quien ya ha desempeñado el cargo de máxima relevancia en esa fuerza política, José Luis Rodríguez Zapatero, que debería ayudar lealmente a sus sucesores. No puede haber en esta crítica coyuntura del PSOE una peor labor que la de colocar palos en las ruedas a la primera oportunidad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción