Leonardo DiCaprio y la crisis de los 40

Centrado en la defensa del medio ambiente, el actor ha decidido tomarse un año sabático

Leonardo DiCaprio habla ante las Naciones Unidas en septiembre de 2014.
Leonardo DiCaprio habla ante las Naciones Unidas en septiembre de 2014.CORDON PRESS

Parafraseando la expresión más conocida de la reina Isabel II, el 2014 ha sido un annus horribilis. Un año que ha partido muchos corazones. Primero llegó Brad Pitt con su boda. Fue por sorpresa a pesar de los años que llevaba viviendo con Angelina Jolie y la media docena de hijos que tienen juntos. Luego, el mucho menos sorprendente enlace de George Clooney con Amal. Una ceremonia en Venecia, por todo lo alto, con el soltero más codiciado sucumbiendo a la cursilería del amor. Hasta Benedict Cumberbatch tiene a sus cumbertbitches con el corazón partido echando carreras con ese otro soltero adorable que es Eddie Redmayne para ver quién se casa antes (o quién se queda antes con el Oscar). ¡Y encima Leonardo DiCaprio va y cumple los 40! El eterno adolescente de Titanic, Romeo y Julieta o ¿A quién ama Gilbert Grape? se ha hecho mayor. “Supongo que los 40 representan algo diferente pero llevo pensando tanto tiempo en los 40 que estoy preparado”, comentó el intérprete en unas declaraciones publicadas en la revista People.

DiCaprio no miente. El cinco veces candidato al Oscar -aunque ninguna vez galardonado- entró en los 40 tirando la casa por la ventana, con celebraciones que se sucedieron a lo largo de toda la semana. Primero una fiesta en el Soho House de Los Ángeles, el club privado más de moda de la ciudad, con un centenar de invitados donde el 80% eran modelos y el 20% restante, amigos y compañeros de rodaje. La fiesta continuó para un grupo más reducido en una residencia privada. Finalmente, llegó la recepción en su casa, también en Los Ángeles. Como recordó al mismo medio durante estas jornadas de bacanal, los 40 son los nuevos 30. “Y me voy a agarrar a esta idea todo lo que pueda”, bromeó.

Sin embargo, detrás del Leo de siempre, del DiCaprio coleccionista de modelos y parte del grupo de amigotes autodenominado The Pussy Posse (algo así como el séquito del conejito), del adicto al trabajo en busca de un Oscar que siempre le es esquivo, el DiCaprio cuarentón parece un nuevo hombre. El nuevo Leo le ha pillado el gusto a no trabajar tanto y ha cumplido su perenne promesa de tomarse un año sabático una vez concluya su última película a las órdenes de Alejandro González Iñarritu titulada The Revenant. El nuevo DiCaprio es el que acudió solo a su 40 cumpleaños entre continuos rumores sobre su posible ruptura con su última novia, la modelo alemana Toni Garrn, de 22 años y físicamente parecida con muchos de sus amores pasados. Pero, sobre todo, el nuevo Leo es el que llegó a la sede de la ONU en Nueva York para participar en la cumbre sobre el cambio climático celebrada en septiembre. “Vengo aquí no como experto sino como un ciudadano preocupado”, dejó entonces claro.

Celebró su cumpleaños en un club privado de Los Angeles, con un centenar de invitados, de los que el 80% eran modelos y el 20% restante, amigos 

La página web que oficialmente lleva su nombre (www.leonardodicaprio.com) está dedicada en un 80% a sus preocupaciones medioambientales y en un 20% a su carrera artística. La fundación que abandera lleva 15 años defendiendo el medio ambiente ya sea salvando especies en peligro de extinción o proporcionando agua potable a millones de personas. El actor mejor pagado de Hollywood que nunca ha hecho una secuela lleva también años donando a manos llenas ya sea a la Liga en Defensa de Gais, Lesbianas y Transexuales, a la Fundación en Defensa de los Animales o a los damnificados de Haití.

Pero como dijo a EL PAÍS hace un año, cuando los 40 empezaban a perfilarse en su horizonte, lo único que lamenta volviendo la vista atrás es el no haber hecho más. “Como actor estoy orgulloso de las elecciones de ese mocoso de 16 años, de haber sido fiel a mis ideales”, recordó entonces. 

En 2013 se tomó un largo respiro tras rodar sin descanso El gran Gatsby, Django desencadenado y El lobo de Wall Street. Fue entonces cuando se dio cuenta de lo mucho que necesitaba un respiro. “Ahora no pienso detenerme. Necesito tiempo para reflexionar y saber que hay otras cosas en la vida igualmente interesantes y merecedoras de mi atención”, comentó hace un año.

Pese a su evolución, el nuevo Leo mantiene trazas del antiguo. Su año sabático no significa que piense abandonar el cine. “Todos vuelven”, bromeó Iñarritu. DiCaprio rechazó el papel de Steve Jobs, pero su nombre ya circula como parte de otra biografía, la de Joy Mangano, que protagonizaría junto a Jennifer Lawrence el próximo año.

El actor mejor pagado de Hollywood lleva también años donando a manos llenas a la Fundación en Defensa de los Animales o a los damnificados de Haití

También parece que su relación con Garrn sigue adelante aunque sin ningún deseo de sentar la cabeza. Rumores de Hollywood o de la prensa del corazón. Las realidades se titulan Virunga, documental centrado en la defensa de los gorilas de montaña del Congo, y Last Hours, la última entrega de una serie sobre el cambio climático. En ambas DiCaprio es productor ejecutivo. Otra realidad es su presencia en la cumbre climática en Lima. O sus recientes palabras ante la ONU en Nueva York. “Yo actúo para vivir. Ustedes no. Es el momento de actuar”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS