Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

El día de mañana

La importancia del acuerdo con EE UU es que es la primera vez que China, la segunda economía por el volumen de su PIB, se compromete a una reducción de sus gases de efecto invernadero

“Nuestra evaluación concluye que la atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de dióxido de carbono han aumentado hasta niveles sin precedentes”. Esto es lo que dice textualmente el comunicado del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas —compuesto por unos 800 científicos de todas partes— tras la cumbre celebrada en Copenhague hace apenas dos semanas. El cambio climático se constata en todo el mundo, el calentamiento del sistema climático es inequívoco y la influencia humana es clara y va en aumento.

El cambio climático se constata en todo el mundo, el calentamiento del sistema climático es inequívoco

Apenas quedan ya refugios para los negacionistas del cambio climático. Los movimientos para variar esta tendencia se suceden, aunque muchos de ellos sean conservadores o, por lo poco que se conoce de los mismos, pertenezcan más al terreno de la propaganda que al de la realidad. Hace apenas un mes, la Unión Europea —zona que lidera esta lucha, en una excepción positiva a su parálisis en otros terrenos públicos— anunció que recortará las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) un 40% para el año 2030. Y esta semana, EE UU y China desvelaron un acuerdo en el marco del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) por el cual también habrá una marcha atrás en la contaminación de esos gases, más o menos entre los años 2025 y 2030.

La importancia excepcional de este acuerdo —del que no se conoce la letra pequeña para hacer una valoración técnica exhaustiva— viene dada por el hecho de que es la primera vez que China, la segunda economía del mundo por el volumen de su PIB, se compromete a una reducción de sus GEI. Entre EE UU (todavía la primera potencia) y China responden de cerca de la mitad (el 45% del total) de las emisiones totales de dióxido de carbono. Este acuerdo limitativo puede tener un efecto de emulación sobre otros países que todavía no se han definido con claridad sobre este problema central para la humanidad, aunque esté oscurecido por la urgencia de la crisis económica: Australia, Canadá, Brasil, India o Rusia.

Este acuerdo limitativo puede tener un efecto de emulación sobre otros países

Antes de que finalice el año tendrá lugar otra cumbre sobre el cambio climático en Lima (Perú), ensayo general con todo de la que un año después se celebrará en París y en la que habrá de sustituirse el protocolo de Kyoto, ya caducado. Aunque el catastrofismo de la película de ficción científica El día de mañana, del director alemán Roland Emmerich, estrenada en 2004, no se ha cumplido una década después, todas las tendencias negativas sobre el clima se han acelerado. La Comisión Global sobre la Economía y el Clima, en un informe titulado Mejor crecimiento, mejor economía, ha descrito el mal: “Bajo las tendencias actuales, el calentamiento global podría superar los cuatro grados centígrados hacia final del siglo, con impactos extremos y potencialmente irreversibles”.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.