Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ashton Kutcher compra los ‘dominios’ de su hija

El actor, hiperactivo en Internet, está obsesionado con proteger la identidad digital de la recién nacida

El actor Ashton Kutcher.
El actor Ashton Kutcher.

Antes de interpretar la icónica figura de Steve Jobs en su primer biopic, Ashton Kutcher ya había dado muestras de su ferviente interés por la tecnología. Y aunque ahora su reciente paternidad le ha cambiado la vida, sigue sin perder el ancla en el ciberespacio. Al contrario. En una sentida entrevista en la televisión estadounidense, el actor le explicó el presentador Conan O’Brien cómo lo primero que quiso hacer al nacer su primera hija -fruto de su relación con la también actriz Mila Kunis- fue llamar sus padres para disculparse por no saber lo mucho que le querían.

Luego se le pasó por la cabeza otra idea más pragmática y decidió preservar la ciberidentidad de su primera hija. El nombre de la pequeña, de menos de un mes, Wyatt Isabelle (el primer nombre elegido por consenso y el segundo como tributo a la abuela de la madre), ya tiene cuenta de correo, Twitter, Instagram y comprados todos los dominios con su nombre y todos los servicios que se le ocurrieron a Kutcher. “¡No quiero un sitio de pornografía con el nombre de mi hija!”, se justificó entre risas, unas reales y otras enlatadas.

El intérprete de películas como El efecto mariposa o la serie Dos hombres y medio -que le ha convertido en el actor mejor pagado de la televisión- siempre ha presumido de gestionar él mismo sus perfiles en redes sociales. En ocasiones, hasta ha presumido de popularidad. En 2009 lanzó un reto a CNN: ver quién llegaba antes al millón de seguidores. Ganó él. La cadena de televisión intentó maquillarlo, si sumaban las 45 cuentas que tenían entonces, el resultado era de 1,3 millones. Kutcher hoy supera los 16 millones de seguidores. A pesar de su entusiasmo y afán por compartir muchísimos momentos de su vida más personal en la Red (llegó a publicar una imagen de su ex Demi Moore semidesnuda mientras le planchaba una camisa), el actor no ha publicado una sola imagen en la que aparezca la pequeña Wyatt.

Mila Kunis y Ashton Kutcher, de paseo por Los Ángeles poco antes de ser padres.
Mila Kunis y Ashton Kutcher, de paseo por Los Ángeles poco antes de ser padres.

Interpretar a Steve Jobs y aparecer públicamente con los productos con el logo de la manzana no ha impedido que utilice su imagen para apoyar, con un suculento contrato de por medio, a Lenovo. La firma china, líder en ordenadores personales, compró la marca ThinkPad y la división de informática a IBM. Su entrada en el mundo táctil, con móviles y tabletas Android, ha sido de la mano del actor. Cuenta, como un trabajador más, con tarjeta de acceso en la que se le acredita como ingeniero de producto. No es el único famoso que toma un papel similar con un fabricante. Alicia Keys fue durante dos años directora creativa de Blackberry, aunque le pillaron tuiteando desde un iPhone. Will.i.am, el líder de los Black Eyed Peas, hace lo propio en Intel. Así como Lady Gaga en Polaroid.

Como inversor tiene un papel relevante en firmas reconocidas como Skype o Airbnb, pero también una interesante cartera de capital riesgo en startups. Entre ellas, dos especialmente polémicas: Uber, la pesadilla de los taxistas, y Secret, dedicada a compartir información confidencial y que ya ha sido prohibida en Brasil. Una muestra de su olfato fue la apuesta por Social Cam en abril de 2012, fundada con el apoyo de 35 bussiness angel, inversores que ofrecen su dinero cuando solo se trata de una idea incipiente. Tres meses después contaba con 50 millones de usuarios y pasó a manos de Adobe por 60 millones dólares. Su fondo, compartido con Guy Oseary, un veterano en Silicon Valley, y Ron Burkle, productor del primer disco de Alanis Morrisette, tiene una valoración superior a los 100 millones de dólares. Es posible que no todo el mérito y la intuición sean suyas, pero sí sabe de quién rodearse.

Más información