Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro tropezón para Strauss-Kahn

El suicidio de su socio hace tambalear su carrera financiera

Dominique Strauss-Kahn, el pasado mes de junio.
Dominique Strauss-Kahn, el pasado mes de junio.

El suicidio del socio de Dominique Strauss-Kahn, conocido también por sus iniciales DSK, complica su carrera financiera. El martes, la banca de inversiones LSK Partners anunció que el expolítico francés y exdirector gerente del FMI (Fondo Monetario Internacional) había abandonado la presidencia de la firma el día 20 de octubre, fecha en la que su socio, el financiero franco-israelí Thierry Leyne, retomaba el puesto. Solo tres días más tarde, Leyne se quitaba la vida arrojándose por la ventana en su casa de Tel Aviv. La firma no ha informado de la muerte.

Todo esto se produce cuando DSK parece haber sido perdonado por sus antiguos correligionarios socialistas, tras el escándalo sexual que protagonizó en mayo de 2011 agrediendo sexualmente a una limpiadora del hotel Sofitel de Nueva York. El pasado 11 de octubre el expolítico fue invitado a una fiesta en la que coincidió con dirigentes socialistas, entre ellos, el primer ministro francés Manuel Valls. Aunque en febrero se inicia en Lille el juicio contra él por presunto proxenetismo en el llamado caso Carlton, el que fuera ministro de Finanzas y el mejor posicionado para arrebatarle la presidencia de la República a Nicolas Sarkozy en 2012, parece triunfar ahora en las finanzas. Países emergentes y fondos soberanos recurren a su asesoramiento.

Oscurantismo

El oscurantismo se cierne sobre las circunstancias que rodean la muerte de Thierry Leyne. LSK Partners, que debe su nombre a las iniciales combinadas de Leyne y Strauss-Kahn, cerró ayer su página web, casi el único medio disponible hasta el momento para conocer la actividad de la empresa.

Según el rotativo Le Figaro, Thierry Leyne fue víctima de una depresión y dejó una nota antes de suicidarse, pero en ella no menciona sus negocios. Se da la fatal circunstancia de que su esposa se suicidó hace tres años. “Todos atravesamos pruebas difíciles en la vida”, dijo Leyne al diario francés hace un año.

La huida de DSK de la banca de negocios LSK podría estar relacionada con algunas dificultades financieras que atraviesa la firma. Assia Assert Management, filial al 100% de LSK, acaba de ser declarada en Luxemburgo en concurso de acreedores y hace unas semanas fue obligada a pagar dos millones de euros a una aseguradora.

Más información