Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elemental, querida Watson: el odio a los hombres no es feminismo

Elemental, querida Watson: el odio a los hombres no es feminismo

(EFE/S. Luethi)

“Hoy es un gran día para la libertad de las mujeres". "Esta es una victoria de los colectivos feministas y las mujeres“. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, las felicitaba a ellas tras la retirada del anteproyecto de Ley del Aborto. ¿Es correcto identificar esta marcha atrás solo con los intereses y la acción del sexo femenino? ¿O es especialmente necesario subrayar que en estos casos no hay que hacer distinción de género? Esta es solo una pequeña anécdota sin importancia que da lugar a la siguiente pregunta: ¿está el hombre verdaderamente implicado en la igualdad de género?

Emma Watson pronunció el sábado 20 un emotivo discurso en la sede de Naciones Unidas para impulsar la campaña Heforshe que busca implicar a los varones para que las mujeres tengan los mismos derechos. La repercusión del discurso que ofreció la actriz el pasado sábado ha sido inmensa. Decenas de caras conocidas se han unido a la campaña mostrando su apoyo en las redes sociales. Los actores Russell Crowe, Keifer Sutherland o Forest Whitaker han colgado fotos en Twitter con el lema de la campaña. Pocas veces un discurso de un embajador de buena voluntad ha tenido tantos seguidores. La cantante Taylor Swift también ha resaltado el valor de sus palabras en una entrevista recientemente y la actriz y guionista Lena Dunham, en su línea bromista, ha sugerido en un tuit hacer un calendario con las imágenes de los hombres que apoyan la iniciativa de Naciones Unidas.

El proyecto incluso ha conseguido que un país, Islandia, se lance a celebrar el primer encuentro sobre igualdad en el que solo se citarán hombres, para el que aún no hay fecha. Watson sufrió también un disgusto que solo duró unas horas, las que duraron la amenaza de que una web publicaría fotos íntimas de la actriz como venganza por esa instervención. Al final, todo resultó ser un engaño.

¿Por qué resultaron tan potentes sus palabras? Primero, por la persona que las pronunció. La protagonista de la saga Harry Potter, visiblemente nerviosa, arrancó varias veces los aplausos de los asistentes. Sobre todo cuando se refirió a la libertad para decidir sobre su cuerpo. Y segundo, por el mensaje: el feminismo no es odio al hombre, la lucha por la igualdad de sexos no es solo cosa de mujeres.

“Es el momento de que dejemos de percibir el género como dos ideales opuestos. Quiero que los hombres quiten este manto. Para que sus hijas, hermanas y madres puedan estar libres de prejuicio, pero también para que sus hijos tengan permiso para ser vulnerables y humanos”. La intérprete instó a los hombres a ser tan promotores de la igualdad de sexos como las mujeres. “Identificar el feminismo con el odio al hombre tiene que acabar. He descubierto que se ha convertido en una palabra incómoda”.




¿Es posible realmente involucrar a los hombres en esta lucha? Algunos indicadores apuntan una respuesta positiva y otros no tanto. La campaña Heforshe ha conseguido la adhesión de 107.000 hombres hasta el momento. En España tan solo son unos 1.600. Estas cifras no son alentadoras. Por otro lado, una media de un 80% de hombres solicita la baja de paternidad desde que se aprobó en 2007. Aunque esta solo sea de 2 semanas y el Gobierno haya decidido recientemente retrasar ampliar este plazo a un mes. La de la mujer sigue siendo de cuatro meses.



La profesora en Sociología del Género y experta en temas de feminismo Rosa Cobo apunta a una mayor implicación del hombre en la igualdad de sexos, aunque puntualiza que queda mucho trecho por recorrer: “Las mujeres utilizamos una parte importante de nuestro tiempo en realizar los trabajos domésticos y de cuidados y lo hacemos gratuitamente, mientras que los varones contribuyen muy poco, como ponen de manifiesto todas las encuestas que se hacen en este sentido”.Según el último barómetro del CIS, en España las madres siguen siendo las principales cuidadoras de los hijos (un 82%) frente al 5% de padres que se ocupan principalmente de ellos. Aún hay mujeres que tienen que seguir gritando a los cuatro vientos que los niños se hacen entre dos. La más clara, la mujer del viceministro británico Nick Clegg, Miriam González que aseguró que “Los que cuidan a sus hijos tienen más cojones”, ante las críticas recibidas por su marido tras modificar su agenda para ocuparse de sus tres retoños.


En las últimas manifestaciones contra en anteproyecto de ley del aborto, se ha visto a más hombres que nunca. Para Cobo, la implicación de ellos va en aumento. "Hoy pueden encontrarse algunas organizaciones, aun pequeñas, de varones que se solidarizan y quieren luchar por los derechos de las mujeres. Esos varones son feministas, pero son muy pocos. Todos aquellos que creen en la justicia y en la igualdad deberían sumarse a la lucha feminista", señala.


Watson afirmaba basarse en su discurso en la investigación que lleva realizando desde que le anunciaron que se convertiría en la nueva embajadora de buena voluntad. La intérprete se refirió a escenas cotidianas, que para ella representan el machismo y que esta campaña persigue erradicar con ayuda de los hombres. “De pequeña me confundía que a mí me llamaran mandona cuando quería dirigir los juegos y sin embargo a los chicos no”, explicó. Desde 2013, Sheryl Sandberg, directora ejecutiva de Facebook, puso en marcha una campaña para prohibir justamente esa palabra: “Mandona”. Según sus propias palabras emprendió esta iniciativa para luchar contra la estigmatización del liderazgo femenino.




La profesora Cobo señala que “no se puede negar que el término feminismo no es una palabra amable para la sociedad y hay que reflexionar sobre ello, sobre todo porque el movimiento feminista ha luchado por derechos básicos de las mujeres desde hace tres siglos. Si no hubiese existido, nuestras sociedades serían menos democráticas y con mayores déficits de libertad e igualdad”. Y aun así aún no se puede afirmar, como recordó Watson, que ningún país tenga la igualdad de género.