Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revista de verano

El cuarto héroe del ‘Apollo XI’

El capitán Hank Brandli, meteorólogo de la Fuerza Aérea de EE UU en la base de Hickam, en Hawai, pasó desapercibido en la histórica misión a la Luna

Neil Armstrong y Edwin E. Aldrin colocan la bandera de los Estados Unidos sobre la superficie lunar.
Neil Armstrong y Edwin E. Aldrin colocan la bandera de los Estados Unidos sobre la superficie lunar. Associated Press

En el artículo de ayer recordábamos una de las mejores hazañas realizadas por la humanidad, la de poder llevar a tres hombres, Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, por primera vez hasta la Luna, el 21 de julio del 1969. Hoy me parece justo hablar de un cuarto nombre que pasó inadvertido en aquella histórica misión pero que tuvo la clave del éxito de la misma: el capitán Hank Brandli, meteorólogo de la Fuerza Aérea de EE UU en la base de Hickam, en Hawai.

Nos encontramos en plena guerra fría entre la URSS y EE UU. Para poder fotografiar las instalaciones secretas de los soviéticos, los americanos desarrollaron varios programas de satélites. Gracias a uno de ellos, conocido con el nombre de 417, Brandli descubrió que también se podían obtener imágenes de estructuras nubosas. Aquella tecnología se ocultaba celosamente. Pero lo que pudo descubrir era tan evidente como terrorífico. En el mismo punto donde debía aterrizar la nave Apollo XI se estaba formando una potente tormenta tropical. ¿El problema? No podía utilizar ni compartir libremente esta información con la NASA porque era absolutamente restringida por pertenecer a un programa espía. De guardarse este descubrimiento, el final del Apollo XI hubiera sido dramático.

Gracias a que pudo convencer a altos mandos, la NASA, en un último suspiro, desvió el aterrizaje unos 1.500 kilómetros al suroeste de Hawai, salvando in extremis la misión. De no ser así, habría sido un devastador fracaso y podríamos haber llorado la muerte de aquellos tres héroes.