Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

John Galliano encuentra trabajo

La principal cadena de perfumerías de Rusia contrata al diseñador como consultor

Se trata de su primer fichaje estable desde la polémica racista por la que salió de Dior en 2011

El diseñador gibraltareño John Galliano, en una imagen de enero de 2014. Ampliar foto
El diseñador gibraltareño John Galliano, en una imagen de enero de 2014.

La cadena rusa de perfumerías L’Etoile ha contratado a John Galliano como consultor. Se trata del primer puesto permanente que ocupa el diseñador desde que fue despedido de Dior en 2011, con motivo de un altercado en un bar de París durante el que el gibraltareño profirió insultos antisemitas.

La web de L’Etoile ha anunciado la noticia con el escueto titular “¡John está de vuelta!”, sin dar más detalles al respecto. La cadena es la más importante de Rusia en su campo y cuenta con 750 establecimientos, que venden unos 10.000 productos de perfumería y cosmética, entre los que se encuentran marcas como Dior, Chanel y Guerlain. Los medios especializados informan que el diseñador, que lleva varios meses trabajando para la empresa rusa, se encargará de la línea propia de la casa. Aunque el modisto nunca ha tenido un rol dedicado exclusivamente a la cosmética, durante sus 15 años a la cabeza de Dior estuvo muy implicado en la creación de nuevas líneas de belleza como Addict.

Desde que se quedó en el paro, Galliano ha intentado su reinserción en la industria de la moda con un puñado de pequeños proyectos. La primera en echarle un cable fue su amiga Kate Moss, que le encargó su vestido de novia y le llamó para participar como director creativo en una sesión de fotos para la edición británica de la revista Vogue. El actor Stephen Fry le encargó el vestuario para su versión de la obra de Oscar Wilde La importancia de llamarse Ernesto.

Además, el modisto ejerce como mentor para los estudiantes de moda en la prestigiosa escuela londinense Central Saint Martins. En territorio británico no le ha ido del todo mal, una señal de que conserva antiguas alianzas. Sin embargo, la escuela de diseño Parsons en Nueva York canceló sus clases magistrales, tras una recogida de firmas pidiendo su veto. A instancias de Anna Wintour, Oscar de la Renta le ofreció una colaboración de tres semanas en su atelier. Aunque se daba por sentado que ocuparía un puesto permanente dirigiendo la firma, las negociaciones no llegaron a cuajar, ya que de la Renta no aceptó pagar la alta suma que requería Galliano.

El diseñador sigue pendiente de su demanda a Dior por despido improcedente. Un tribunal francés reconoció que Galliano era un empleado de la maison y no un mero colaborador y tiene derecho a que se revisen las condiciones de su despido.