Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Malditos dobladores

El doblaje en España no nació con el franquismo, sino con la República, en el año 1932. Hemos tenido grandes actores de doblaje que durante muchos años nos han hecho disfrutar del gran cine. Ahora, los detractores del doblaje hablan en el Congreso. El señor Toni Cantó se erige en adalid de la causa y pretende erradicar el doblaje. En mitad de una huelga por la firma de un convenio pide acabar con el doblaje, lo que supone mandar al paro a todo un colectivo formado, además de por actores, por directores, adaptadores, técnicos, traductores, recepcionistas, personal de producción, etcétera.

Curiosamente, los ataques más feroces nos llegan siempre de algunos actores que creen que así defienden el cine español. Nosotros no somos la causa de sus males, sino, en muchos casos, el origen de sus carreras profesionales. Muchos actores consagrados aprendieron a amar el cine gracias a las voces de actores como Felipe Peña, José María Angelat, Rafael Luis Calvo, Elsa Fábregas, José Luis Sansalvador, Rogelio Hernández y muchos más que ya nos han dejado.

Señor Cantó, tal vez debería hablar con el ministro de Educación y entre los dos consigan cargarse el doblaje y el cine español, porque con gente como usted vamos en esa dirección.— César Martínez. Director de doblaje.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.