El cante de los príncipes del narco mexicano

Lo difundieron los autodefensas alzados en armas contra el cártel de la droga de Michoacán Dos hijos del capo Enrique Plancarte se abren camino en la música con métodos mafiosos Exhiben en las redes su vida de lujo y cantan sobre "trailers cargados de verde y de blanquita".

Kike Plancarte hijo de un lider del narcotrafico en Mexico en la presentación de su video.
Kike Plancarte hijo de un lider del narcotrafico en Mexico en la presentación de su video.

Los hijos de uno de los líderes del cártel de Los Caballeros Templarios, que opera en Michoacán (suroeste de México), quieren ser cantantes y han echado mano de todos los recursos de su poderoso padre para conseguirlo.

Todo empezó el pasado martes. Los miembros de las autodefensas, grupos de civiles armados en contra de la mafia que domina Michoacán, difundieron imágenes de Melissa y su hermano Kike, Princesa y Príncipe de la Banda, respectivamente. Los dos aparecen en vídeos musicales en una casa que pertenecía a Enrique Plancarte, uno de los capos de Los Caballeros Templarios.

Los cárteles cobran a todo artista que se presente en Michoacán una cuota (extorsión) del 10% o más

La propia Melissa respondió poco después en su cuenta personal de Instagram. Agradeció a sus “verdaderos amigos su apoyo” y añadió un vídeo con imágenes suyas con la canción Me vale, de Maná. Pero un día después se desdijo y, a través de su perfil de Facebook, reconoció que su padre pertenece a la mafia, pero ella se deslinda de sus actividades. “No soy yo quien deba juzgarlo, tampoco soy responsable de sus actos y no cargo en mí culpa alguna, soy totalmente ajena a las situaciones con las que me relacionan”.

Los escenarios de los vídeos musicales de los hermanos Plancarte no solo incluían las lujosas mansiones de su padre. La Princesa de la Banda utilizó también un edificio oficial michoacano para otro de sus vídeos, según una investigación del portal de noticias mexicano Sinembargo.mx. El inmueble utilizado como escenario no puede ser alquilado para fines privados y para que fuera usado se debió haber requerido un permiso gubernamental.

Para apoyar su carrera artística, Melissa y Kike Plancarte habían creado su propio sello discográfico. Los cantantes graban para la disquera Plan Récords, nombre inspirado en el apellido Plancarte, un sello creado porque otros se negaron a grabarlos. La compañía no tiene más que cuatro artistas y dos de ellos son los hijos de Plancarte, líder templario cuya captura las autodefensas michoacanas han puesto como condición para el desarme.

En sus vídeos e imágenes promocionales aparecen montados sobre caballos, a bordo de coches último modelo, vestidos de mariachi o con motivos templarios.

Los cárteles cobran a todo artista que se quiera presentar en Michoacán una cuota (extorsión) del 10% o más de la taquilla para “garantizar la seguridad” de los conciertos, según informan medios locales. Un periodista michoacano afirma que un cantante español prefirió cancelar sus presentaciones en ese Estado porque las mafias le exigían el 50% de la taquilla.

En sus vídeos aparecen montados sobre caballos, a bordo de coches último modelo

Pero la cuota no era requerida si en el cartel aparecían los hijos de Plancarte. No era raro verlos en presentaciones de grupos famosos en el mundo de la música tradicional mexicana, como la Banda El Recodo, Espinoza Paz o La Arrolladora Banda el Limón.

Entre los hermanos Plancarte, Melissa es la que ha tenido una carrera más exitosa. Apareció en TvNotas, una revista del corazón con una tirada de más de 200.000 ejemplares semanales, el año pasado. En la entrevista publicada afirma que le gustan los tigres y confiesa que tiene tres en su casa de Michoacán. “Me gustan porque son exóticos, son diferentes, no me gusta lo que tienen todos”.

Algunos de los temas que interpreta Melissa hacen referencia tanto a su padre como a otro de los líderes de Los Caballeros Templarios, Nazario Moreno, El Chayo, supuestamente abatido en un operativo militar en diciembre de 2010. Versiones extraoficiales afirman que sigue vivo.

En la canción Melissa sangre michoacana, la cantante hace referencia a las actividades ilícitas de su familia: “Muy joven me fui pa’l norte / junto con varios amigos. / El señor nos dio la mano / eso yo nunca lo olvido / empezamos el negocio / vendiendo de lo prohibido”.

En Amo de los caballos canta: “Me busca todo el Gobierno / hasta por el Internet. / Mi trabajo es peligroso / pero me gusta compita, / de Nueva Italia a Laredo / por supuesto Tamaulipas / los tráileres van cargados / de verde y de blanquita”.

En las cuentas en las redes sociales de los hermanos se les ve con miembros de otras bandas musicales y con presentadores de televisión. Melissa también ha colgado en su Instagram fotos con sus hermanos e incluso una con su padre, y en una aparece ataviada con un vestido blanco con negro y una cruz roja, un símbolo de Los Caballeros Templarios.

La cuenta de Facebook y Twitter Valor por Michoacán (vinculada a las autodefensas) pidió a “las verdaderas bandas gruperas” que vetaran a los hermanos Plancarte. Añaden que no les gustaría “que un verdadero cantante grupero fuera ligado con estos criminales”.

Las Autodefensas, grupos de civiles armados, aparecieron en febrero del año pasado. Operan en por lo menos una quinta parte del Estado de Michoacán para, dicen, defenderse de la extorsión y los crímenes de Los Caballeros Templarios.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS