Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La primera familia de Estados Unidos disfruta de las fiestas en Honolulu

Los Obama pasan 17 días en Hawai donde disfrutan del golf, de comer en restaurantes locales y de la intimidad de su residencia

Barack Obama, en Honolulu, el 24 de diciembre. Ampliar foto
Barack Obama, en Honolulu, el 24 de diciembre. AP

Como cada año, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, su mujer, Michelle, y sus dos hijas Malia y Sasha, han viajado a Hawai para pasar sus vacaciones de Navidad. El período de descanso comenzó el pasado día 20 de diciembre y durará, si nada lo impide, hasta el próximo 5 de enero. En 2012, el mandatario tuvo que regresar de urgencia a Washington debido a la paralización del presupuesto en el Congreso.Todo parece indicar que este año no tendrá que hacerlo.

Obama ha firmado este jueves varios proyectos de ley, incluyendo el reciente acuerdo sobre el presupuesto aprobado por la Cámara y el Senado que establece los niveles de gasto para los próximos dos años y sustituye algunos de los recortes efectuados tras el secuestro de la Administración en octubre por otros.

Sus dos perros, Bo y Sunny, también acompañan a la primera familia de EE UU. Un año más, los Obama han alquilado la misma casa al lado del mar en el barrio de Kailua (Honolulu) en la isla Oahu, la más poblada del archipiélago. Las vacaciones llegan tras un 2013 que ha sido muy exigente para el mandatario; un año en el que Obama ha podido ver cómo su ley sobre el control de armas caía en el Congreso, cómo la reforma migratoria sigue paralizada y cómo su insignia política, su ley sanitaria, ha sufrido un fallo del sistema.

"Seguro que tendré mejores ideas para el año que viene después de unos días de descanso y sol", admitió el presidente cuando se subía al Air Force One el pasado viernes 20 de diciembre. Normalmente, durante estos días, Obama, nacido en Honolulu en 1961, no tiene una agenda predeterminada y aprovecha, como ya hizo en años anteriores, para jugar al golf, ir al gimnasio y visitar los mismos restaurantes locales en familia. Durante estos días, se ha podido ver al matrimonio disfrutando de un partido de baloncesto o cenando en familia en un local de la isla. Aunque hay tradiciones con las que la primera familia de EE UU cumple año tras año.

En Nochebuena, y por cuarto año consecutivo, Michelle colaboró como voluntaria para el programa NORAD (fundado en 1958) que consiste en llamar a niños en países como Sudán o Egipto, en otros, para informarles del seguimiento de los regalos de Santa Claus. También, como cada día de Navidad y tras abrir los regalos con sus hijas en la tranquilidad de su residencia, el matrimonio Obama rindió tributo a las tropas y a sus familias “por el sacrificio que hacen durante esta festividad y el resto del año”. El acto tuvo lugar en la base de los marines en Hawai, donde conviven 580 reclutas con sus familias, y consistió en una misa y un pequeño discurso.

"Michelle y yo somos conscientes de que no disfrutaríamos de la libertad cómo lo hacemos si no fuera por vosotros. Lo único que podemos es daros las gracias", dijo Obama, vestido con un look informal durante el acto, informa AP. "Ayer [nochebuena] hablé con 10 de vuestros compañeros en Afganistán, Arabia Saudí y Bahrein", informó el mandatario. Esta ceremonia es una de las pocas ocasiones en las que los Obama aparecen en público durante su estancia en Honolulu.

En su mensaje de Navidad, grabado en la Casa Blanca antes de comenzar sus vacaciones, los Obama recalcaron que “los estadounidenses debían ayudar durante estas fechas a los demás, a sus vecinos, a los más necesitados”: “Dar un plato de sopa al hambriento, comprar regalos a los niños necesitados, dar compañía a los más mayores. Muy feliz de Navidad a todos. Dios os bendiga a todos”.

Según varias fuentes, la primera familia gastará durante estos días unos cuatro millones de dólares. Oahu, la segunda isla con peor tráfico de todo el país, ha tenido que prepararse para acoger a toda la comitiva presidencial durante un poco más de dos semanas. La situación detiene y afecta la vida de sus habitantes y de los turistas.

Por ejemplo, el barrio donde está su residencia se encuentra bajo vigilancia constante. Cada vez que la familia se desplaza va a acompañada de unos 20 o 30 vehículos, y la Guardia Costera ha decretado zona prohibida para navegar en las inmediaciones de la casa -atravesar la zona puede conllevar una multa de 40.000 dólares-, entre otras medidas.

Para los próximos días, y hasta el final de su estancia, Obama seguirá entrenando cada mañana en el Centro Fit Semper; jugará al golf en distintos campos como el Mid Pacific Country Club o Kaneohe Klipper; visitará el cementerio de Punchbowl, nadará en Pyramid, y caminará por el sendero de Maunawili. Para celebrar el fin de año, los Obama al completo darán la bienvenida a 2014 con un concurso de talentos en la intimidad de su hogar.

Las actividades del mandatario se pueden seguir en la página web de la Casa Blanca. "El presidente Obama se ha comprometido a hacer que su Administración sea la más abierta y participativa de la historia. Por lo que este año, va a compartir sus vacaciones de Navidad en Hawai con el pueblo estadounidense", reza la página.