Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Angola paga un millón de dólares a Mariah Carey por dos conciertos

La reciente actuación de la estrella desata las críticas de organizaciones de derechos humanos

Mariah Carey, durante el concierto Navidad 2013 del Rockefeller Center, en Nueva York. Ampliar foto
Mariah Carey, durante el concierto Navidad 2013 del Rockefeller Center, en Nueva York.

La cantante estadounidense Mariah Carey sigue exprimiendo África. Los réditos económicos de la artista en el continente más pobre del mundo superan cualquier escándalo. Este mes la artista se embolsó un millón de dólares por un par de conciertos en Luanda, capital de Angola, invitada por la familia del presidente José Eduardo dos Santos, que lleva 34 años en el poder. La organización Human Rigths Foundation ha denunciado públicamente a la cantante, que parece haber olvidado ya el escándalo en el que se vio envuelta en 2011 cuando una de las filtraciones de Wikileaks revelaron la lluvia de dólares con la que la familia del dictador libio, el ya fallecido Muamar el Gadafi, le agradeció un recital privado.

La gala en Luanda estaba organizada por la Cruz Roja de Angola, que preside la multimillonaria hija del presidente del país africano. “Ha pasado de hacer actuaciones privadas para la familia del dictador Gadafi a hacer demostraciones públicas de apoyo a uno de los mayores violadores de derechos humanos y de los tiranos más corruptos de África”, denunció el presidente de HRF, Thor Halvorssen.

Carey dio dos conciertos en el país africano y su presencia fue muy publicitada. La cara de la cantante empapeló durante varios días el centro de la capital. “Estoy feliz de estar aquí y me siento muy honrada por compartir este espectáculo con el presidente de Angola”, dijo en una gala en la que participó el pasado domingo.

Pese a las críticas de la organización internacional y de algunos sectores del país, la cantante no se ha pronunciado, nada que ver con su reacción tras las revelaciones de Wikileaks. “Fui una ingenua e ignoraba quién me había contratado. Estoy avergonzada de haber participado en aquello. Los artistas tenemos que rendir cuentas, es una lección que debemos aprender. Tenemos que ser más responsables”, dijo entonces a través de un comunicado. Esta vez, el único que ha hablado es el agente de la cantante, que se puso en contacto con la ONG para explicar que "ignoraba que en Angola se produjeran abusos contra los derechos humanos".

El director del sitio web Angola contra la corrupción, Rafael Marques de Morais, aseguró a la ONG que la gala de la Cruz Roja de Angola recaudó 65.000 dólares y que “solo el transporte de Mariah Carey multiplicó varias veces ese número”. “Es una vergüenza”, arremetió. "Es el triste espectáculo de un artista internacional comprada por un Estado policial para entretener a un padre y una hija que han acumulado miles de millones mientras que la mayoría de Angola vive con menos de dos dólares al día", lamentó el presidente de HRF.

José Eduardo dos Santos es el segundo jefe de Estado más veterano de África después del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo. Angola ha experimentado un rápido crecimiento en la última década gracias a sus reservas de petróleo, que lo han convertido en el segundo productor de crudo del continente, pero la población es víctima de profundas desigualdades sociales.