Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El trágico fin de una banda de rock iraní en Nueva York

Dos miembros de la banda Yellow Dogs, que escaparon de Irán tras un concierto en Estambul, mueren en un extraño tiroteo

Una foto del grupo iraní Yellow Dogs
Una foto del grupo iraní Yellow Dogs AP

La noticia saltó a primeras hora de la mañana del lunes en las emisoras de radio locales: tres jóvenes habían perecido en un tiroteo en Nueva York y el autor de los disparos se había suicidado. Las víctimas y el asaltante procedían del mundo de la música. Dos de los jóvenes asesinados eran iraníes, hermanos, miembros de la banda de rock Yellow Dogs, que escaparon de Irán tras un concierto en Estambul en 2010. Un año antes protagonizaron la película No one knows about Persian Cats, una historia mitad ficción, mitad realidad sobre un grupo de rock que tocaba ilegalmente en Teherán, donde esta música está prohibida. En los últimos tres años en Nueva York los Yellow Dogs han tocado en conocidos locales como Brooklyn Bowl y Knitting Factory. Su debut en EE UU fue en el festival de rock de Texas, South by Sothwest en 2010. Fue entonces cuando decidieron pedir asilo político e instalarse en Nueva York, dejando atrás la escena underground de Teherán.

El trágico incidente sucedió de madrugada en Brooklyn, en un precinto industrial mayormente, una zona conocida como East Williamsburg a la que en los últimos años se han trasladado jóvenes artistas. Los miembros de la banda de rock Yellow Dogs llevaban unos años viviendo allí desde que abandonaron Irán, un país en le que estilo de música está prohibido lo que les forzaba a tocar de forma clandestina en garajes. Su casa en Brooklyn era un punto de reunión habitual para la comunidad persa joven y artísticamente inquieta. Apenas pasadas las 12 de la noche del lunes Ali Akbar Mohammadi Rafie, miembro de otra banda de rock iraní, Free Keys, abrió fuego en el 318 de Maujer Street. Según la información que ha trascendido, Yellow Dogs acogió a los miembros de Free Keys cuando estos llegaron a Nueva York también procedentes de Irán en 2011. El asaltante había sido expulsado de la banda de la que formaba parte y se había mudado a Queens.

El manager de los Yellow Dogs, Ali Salehezadeh, explicó que en el tiroteo perecieron dos jóvenes que formaban parte de Yellow Dogs, el batería Arash Farazmand y su hermano, el guitarrista Soroush Farazmand. Un músico, cantante y escritor que no era parte del grupo, pero que era vecino, Ali Eskandarian de 35 años, también fue abatido. Además resultó herido un artista de 22 años. Todos ellos vivían en el mismo edificio, donde también se encontraba un miembro de Free Keys que forcejeó con el asesino. Según AP, armado con un rifle, el asaltante, escapó al tejado tejado donde fue hallado su cuerpo con un tiro en la cabeza. El comisario encargado del caso dijo que las primeras investigaciones apuntaban a un problema de dinero y deudas, pero según el manager el músico que disparó llevaba un tiempo distanciado de las víctimas por “problemas bobos”.Otros dos miembros de Yellow Dogs, Koory Mirz que toca el bajo, y el cantante Siavash Karampour, sobrevivieron a la matanza al encontrarse fuera de la casa.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >