Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDITORIAL

Inventar impuestos

El ‘céntimo sanitario’ choca con la legislación comunitaria y anuncia otro varapalo a España

España vuelve a toparse con un tribunal multilateral. El céntimo sanitario que grava los carburantes en una docena de comunidades autónomas no respeta el derecho comunitario, ha concluido el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En el más que probable caso de que el fallo del tribunal con sede en Luxemburgo sentencie en el mismo sentido, España habrá estado cobrando a los consumidores indebidamente unos 13.000 millones de euros.

La opinión del abogado general deja poco margen para la duda. Ese llamado céntimo sanitario —la cantidad es distinta en cada autonomía— es un nuevo impuesto especial meramente recaudatorio que no busca desincentivar el consumo de carburantes y, además, es contrario a la armonización del régimen impositivo que exige el mercado interior. Ante la eventualidad de tener que devolver el dinero recaudado, España ha pedido al tribunal que limite los efectos en el tiempo. Reclama, en fin, un trato favorable. Podría ser desoído, porque, para sonrojo de los ejecutivos autonómicos que han impuesto este nuevo gravamen, el abogado general les recuerda que sabían a lo que se exponían: ya en el año 2000 el tribunal echó por tierra un impuesto similar en Austria. Todo parece indicar que si España se libra de tener que devolver lo recaudado hasta ahora sería solo en función de su difícil situación financiera. En definitiva, viene a decir el dictamen, en España se ha inventado y extendido un nuevo impuesto mal concebido y creado, para colmo, con alevosía, lo que aconseja una reflexión sobre la calidad de las instituciones y de los políticos que las gestionan.

La Ley Hipotecaria, las ayudas a los astilleros o la retroactividad de la doctrina Parot son tres de los más llamativos casos que en los últimos meses han obligado a España a rectificar sobre asuntos de enorme calado social y político. Los españoles están entre los ciudadanos que más recurren a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. España lidera las infracciones medioambientales y los magistrados buscan justicia con demasiada frecuencia apelando a tribunales multilaterales, bien sea el europeo, bien el de Derechos Humanos. El caso del céntimo sanitario ahora en el epicentro es un nuevo ejemplo de decisiones poco meditadas, mal ejecutadas o ambas cosas a la vez.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.