Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Moviola

Cuando brotaron las primaveras árabes, nos preguntamos cómo se podían considerar democracias unos regímenes que no garantizaban los derechos de las mujeres

¿La recuerdan? Que si ha sido penalti, que si no, que si vuelve a darle... El aparato que revolucionó las viejas tardes de fútbol, amenaza ahora con gobernar nuestro destino. Las reválidas, la asignatura de religión, la ley del aborto de 1985, los emigrantes en Alemania, la pobreza... Y las mujeres.

El feminismo inspiró la única revolución social triunfante en el siglo XX. En el XXI, seguimos representando la mayoría de la población mundial, pero la igualdad que no conseguimos está cada vez más lejos. La jerarquía católica salvadoreña denuncia que la tragedia de Beatriz, embarazada de un feto inviable que pone en riesgo su vida, es una manipulación a favor del aborto. La tunecina Amina Tyler afronta una severa condena por haber dispuesto de su propio cuerpo en un país musulmán. Cuando brotaron las primaveras árabes, algunos —más bien algunas— nos preguntamos cómo se podían considerar democracias unos regímenes que no garantizaban los derechos de las mujeres. Ésta es la respuesta. Pero no pasa nada.

En España, ya lo ven, tampoco. Sin embargo, viendo la alegría con la que el Gobierno le da a la moviola, me sorprende que no haya promovido aún una medida que solucionaría muchos de sus problemas. Con una reforma aquí, otra allá, podrían incapacitar administrativamente a las mujeres como en los años cuarenta del siglo pasado. ¿Se imaginan lo bien que le vendría a la ministra de Sanidad que su marido pudiera abrir y cerrar cuentas bancarias a su nombre sin tener que darle explicaciones? De la Infanta, ya, ni hablamos. Y eso sin contar con que prohibiendo el trabajo remunerado a las casadas, como Pilar Primo de Rivera logró en la posguerra, bajaría el paro una barbaridad. El portavoz del PP en el Congreso ha declarado que Ana Mato no es tonta, y tiene razón. Somos mucho más tontos los demás, por tragar con lo que estamos tragando.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Almudena Grandes

Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS