Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El racismo en los palacios del poder

La nueva parlamentaria africana, ministro de la Integración, Cecile Kyenge, ha sido víctima de provocaciones raciales por parte de un miembro del partido de la Lega italiano, Mario Borghezio, quien ha declarado, utilizando algunos de los vocablos más coloridos y vulgares de calle, que la elección de la nueva parlamentaria africana era un insulto para los “verdaderos italianos”. Naturalmente en la web se han movilizado muchos ciudadanos formulando una petición para recoger firmas con el fin de obtener la expulsión del miembro “racista” de la Lega.

El hecho es muy grave porque Mario Borghezio no es un ciudadano “común”, sino el representante de una prestigiosa institución supranacional: el Parlamento Europeo. Además, es miembro de la Comisión para las libertades civiles, por tanto, sus declaraciones no solo representan una grave ofensa a la ministra Kyenge, sino que tendrían que ser consideradas un ultraje al Parlamento Europeo, a la institución legislativa de la UE y a sus principios fundamentales.

Ya me parece absurdo que en 2013 aún existan estos sentimientos raciales, pero me decepciona aún más que sean expresados por personas que representan una Nación entera, y que por tanto tendrían que ser “mejores” respeto a la media.— Miriam Di Giacomo.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.