Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Un científico en paro

Soy doctor en Ciencias Biológicas y estoy en paro. Creo que cada nuevo parado es un fracaso más de un sistema en crisis que no se ha dimensionado bien, que no se ha sabido gestionar, o ambas cosas. Y creo que cada científico en paro es un despilfarro de los recursos económicos que se han invertido a lo largo del tiempo en la formación de los recursos humanos de calidad con los que contamos hoy día. Ambos (dinero y personas capacitadas) son bienes escasos y deberían ser valiosos. En efecto: el apoyo que la ciencia recibe de diversos organismos, públicos y privados, y que permite formar a nuevo personal investigador mediante programas de becas y otros estímulos, queda instantáneamente reducido a la nada con cada nuevo científico en paro.

Peor aún, si, como ya está sucediendo, muchos científicos tienen que salir de España para encontrar un puesto de trabajo, la inversión realizada en nuestro país redundará en beneficio de otros. A la larga, este “destierro” de investigadores con formación de calidad y con amplia experiencia provocará una descapitalización y una pérdida generalizada de “materia gris” en nuestro país. Por mi parte, y como sugirió alguien que quizás nunca haya estado en paro, mi trabajo ahora consiste en buscar trabajo. Ya he hecho llegar copia de mi curriculum vitae a las convocatorias de las que he tenido noticia, algunas en sitios a varios miles de kilómetros de distancia.— José Antonio González Oreja.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.