Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
`THE WASHINGTON POST´

Ecuador arriesga con Assange

Hace ocho semanas, Julian Assange —el fundador de Wikileaks y autodenominado víctima de una imaginada conspiración política internacional—, buscó asilo en la Embajada ecuatoriana en Londres. (…) La última semana Ecuador le concedió su petición. (…)

(...) El señor Assange afirma que la extradición a Suecia resultará en su entrega a Estados Unidos, que, debido a su bochorno con los cables diplomáticos y diarios militares que Wikileaks hizo públicos, podría someterle a la pena de muerte. En una especie de conferencia de prensa el domingo, en la que Assange tuvo cuidado de no salirse mucho del balcón de la Embajada, llegó a reclamar a Estados Unidos el fin de su caza de brujas contra la organización.

Rafael Correa, presidente de Ecuador declaradamente antiamericano, (…) es consciente de que Estados Unidos ni ha acusado al fundador de Wikileaks de ningún crimen ni ha reclamado su extradición. ¿Por qué ofrecerle asilo entonces? (…)

El señor Correa (...) puede imaginar que proteger a Assange le dará un muy necesitado impulso a su reputación internacional. Pero también le podría acarrear consecuencias económicas desastrosas a su país. Estados Unidos, que Correa tanto desprecia, (…) mantiene unos 400.000 empleos en un país de 14 millones de personas y constituye un tercio de las ventas externas de Ecuador. El Congreso podría fácilmente decidir disminuir ese acceso privilegiado comercial. (...)

Merece realmente el señor Assange correr ese riesgo?

Washington, 21 de agosto

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.