Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

En el Día del Donante

Estamos en una semana que es importante en el calendario de las personas trasplantadas. El 6 de junio celebramos el Día del Donante. Lo celebramos desde la conciencia de que las personas trasplantadas somos personas enfermas que hemos conseguido una calidad de vida que no teníamos antes del trasplante.

 Ser donante es un acto supremo de generosidad. La donación de órganos es desinteresada, gratuita, altruista, anónima. Un órgano salva una vida y con cada donación son varias las vidas que pueden salvarse, porque pueden ser varios los órganos a trasplantar y, por tanto, varias las personas beneficiarias; desde los niños hasta las personas mayores, las de mediana edad y los jóvenes.

En el círculo solidario de donante-persona receptora podemos entrar cualquiera y cada uno de nosotros puede formar parte del mismo. Nadie está libre de vivir una situación límite. Al llegar el Día del Donante las personas trasplantadas, las asociaciones, salimos a la calle para recordar que los donantes son necesarios porque sin donantes no hay trasplantes.

Debemos hacer mención al Sistema Público de Salud. Hace posible que estos milagros se sigan haciendo todos los días con los estupendos y cualificados recursos humanos y materiales puestos a disposición de las personas enfermas. También estos son momentos para seguir apostando por el sistema público salud.

El Día del Donante celebramos la vida que se da solidariamente. Por ello, un gracias a la donación y a quienes la hacen posible.

Este día, y todos los días del año, los donantes y sus familias tenéis un recuerdo y un espacio en todas y cada una de las personas trasplantadas. La vida sin la donación solidaria es menos vida.— Javier Balza de Vallejo.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.