Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Vaticano demandará a Benetton

La firma italiana retiró el fotomontaje del Papa besándose con el imán de El Cairo, tras la primera protesta, pero la Santa Sede mantiene su decisión

La Secretaría de Estado del Vaticano ha encargado iniciar en Italia y en el exterior las "oportunas acciones legales" para impedir la circulación, también a través de los medios, del fotomontaje realizado por Benetton como parte de la campaña publicitaria Unhate, en la que aparece el Papa Benedicto XVI besando al Imán de la Mezquita Al Azhar de El Cairo, según ha informado la Oficina de Prensa del Vaticano.

La Santa Sede ha destacado que considera la imagen "lesiva, no sólo por la dignidad del Papa y de la Iglesia Católica, sino también para la sensibilidad de los creyentes".

El miércoles, solo unas horas después de la primera demostración de enfado del Vaticano, Benetton retiró el fotomontaje de la campaña. "Lamentamos que la utilización de la imagen haya herido la sensibilidad de los fieles. Nuestra campaña es solo para combatir la cultura del odio en todas sus formas. Hemos decidido con efecto inmediato retirar esta imagen de cualquier publicación", señaló la firma en un comunicado.

Previamente, la Santa Sede se había mostrado irritada y escandalizada por "la grave falta de respeto al Papa". El portavoz del Vaticano, el jesuita Federico Lombardi, había asegurado que se llevarían a cabo las gestiones necesarias ante "las autoridades competentes" para "garantizar el respeto hacia la figura del Santo Padre". "Es una demostración evidente de cómo en el ámbito de la publicidad se pueden violar las reglas elementales del respeto a las personas para atraer la atención mediante la provocación", ha subrayado Lombardi.

Ayer, Benetton recuperó una de sus señas de distinción: la publicidad transgresora y polémica para llamar la atención sobre la marca y sus productos. Italia se llenó de carteles con fotos insólitas en las que se veían besos imposibles. Además de este montaje en Roma, a escasos 500 metros del Vaticano, con el Papa y el imán de El Cairo, la campaña consta de otros entre el presidente de EE UU, Barack Obama, y su incómodo homólogo chino, Hu Jintao; Angela Merkel y Nicolas Sarkozy; el líder norcoreano, Kim Jong Il, y el presidente surcoreano, Roh Moo Hyun; el líder de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu; y Obama y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Todos besándose.