Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kenia da pasos contra la ablación

Kenia da pasos contra la ablación

Por JOSÉ MIGUEL CALATAYUD, Nairobi Con el objetivo de que la ablación femenina (MGF) desaparezca de Kenia, el Parlamento aprobó el pasado 7 de septiembre una ley que por primera vez la prohíbe expresamente. La norma entrará en vigor en cuanto la firme el presidente, Mwai Kibaki, y a partir de entonces cualquier persona encontrada culpable de realizar la ablación en Kenia podrá ser condenada a un máximo de siete años de cárcel y a una multa de hasta 500.000 chelines (unos 3.650 euros). Si la chica muere como consecuencia de la intervención, entonces la pena ascenderá a cadena perpetua. Más de 2,5 millones de niñas y mujeres en Kenia entre 15 y 49 años han sufrido la MGF. Esta práctica, que consiste en la extirpación de parte o de la totalidad del clítoris, se realiza sobre todo en las áreas rurales del país, donde vive la inmensa mayoría de la población. Entre las mujeres de la etnia somalí en Kenia, la práctica totalidad de las niñas sufren la ablación cuando tienen entre cinco y diez años de edad. Los Kisii, un pueblo del oeste de Kenia, también realizan la MGF a casi todas las niñas y, entre los Masai, más del 73 por cien de las mujeres han sufrido la ablación.

En Kenia, donde reinan la corrupción y la ineficiencia en el Estado, los ciudadanos desconfían del gobierno. En el Parlamento, las pocas leyes que no tienen problemas para ser aprobadas son las que gozan de tanta popularidad que ningún miembro osaría oponerse, como la que acaba de prohibir la ablación, o las que aumentan el sueldo u otorgan aun más ventajas a los propios diputados.

“El problema es que la MGF forma parte de las tradición en los lugares donde se practica y que, a fin de cuentas, el Parlamento aquí en Nairobi está muy lejos de todo y ha perdido el contacto con la gente en el terreno”, asegura Caroline Atieno, una mujer de 37 años y que es funcionaria en la capital.

Los motivos por los que la ablación aún se sigue practicando la en Kenia varían según la etnia. Entre los Masai y otras comunidades pastoralistas, la ablación forma parte de un complejo ritual que significa la conversión de niña en mujer. En la etnia somalí, la MGF se ha identificado con la religión islámica y significa pureza y castidad. En el caso particular de los Kisii, se suele practicar bajo supervisión médica y confiere prestigio a la mujer.

La ablación está enraizada en las prácticas culturales y sociales de los grupos que la realizan, y los expertos creen que, más allá de la ley, eliminar completamente la práctica de la MGF será complicado y requeriría una intervención integral.

“Se trata de un rasgo cultural de ciertas zonas de África que cada pueblo acaba identificando con su propia cultura o religión”, explica Zeinab Ahmed, especialista en protección de los niños de UNICEF en Kenia y que ha dirigido campañas educativas y de concienciación sobre la MGF en el terreno.

“Pero, por ejemplo, no tiene nada que ver con el Islam, que nunca permitiría tal violación del cuerpo de la mujer o de la niña. Incluso hay un versículo del Corán que dice: ‘No debes alterar lo que dios ha creado’.”

“En general, se trata de controlar la sexualidad de las mujeres, los hombres creen que si una mujer no está circuncidada va a ser sexualmente activa y no se quedará en casa sola sino que irá e intentará transgredir su matrimonio”.

La ablación permite a las chicas jóvenes aspirar al matrimonio y que así su familia reciba una dote por parte del pretendiente, aunque en muchos casos las chicas dejan la escuela tras la intervención. Las que no están circuncidadas pueden sufrir rechazo y burlas por parte del resto de la comunidad, como le ocurrió a la propia Zeinab Ahmed. De hecho, otro aspecto cubierto por la nueva ley es que cualquiera que ridiculice a una mujer por no haber sufrido la ablación podrá ser condenado a hasta seis meses de cárcel y 50.000 chelines kenianos de multa (unos 365 euros).

Sophia Abdi, keniana de etnia somalí de 45 años y precisamente diputada en el Parlamento, es una de las que más trabajó para que la ley pudiera aprobarse. Se le carga la voz de emoción cuando empieza a contar su historia.

“Tenía siete años. Mi madre no me había contado nada sobre la mutilación genital femenina (MGF) pero mis amigas y yo habíamos oído que era muy algo muy bonito y que, si cumplías 10 años y no lo habías hecho, las otras niñas hablarían mal de ti”.

Tras tres días de preparación, varias mujeres llevaron a Abdi y a siete niñas más a un par de chozas a las afueras de su poblado, en el noreste de Kenia. Ella fue la cuarta en ser operada.

“Me llegó el turno, entré, me senté y en ese momento ya sí que estaba aterrorizada porque había oído a las otras niñas llorar. Entonces las mujeres me sujetaron, me abrieron las piernas y una de ellas empezó a cortar y cuando acabó me cosió y me llevaron a la otra habitación”, narra con rapidez.

Tras la intervención, ella y otras tres niñas comenzaron a sangrar abundantemente pero las mujeres no las atendían porque aún quedaba otras por operar. Abdi tuvo suerte: la situación llegó a oídos de su padre, que era policía y tenía acceso a un coche. Fue a por ella y la llevó al hospital en la ciudad más cercana. “Pero ya antes de que me recogiera, mi mejor amiga había muerto allí desangrada, y otras dos niñas murieron cuando yo ya me había ido”, cuenta Abdi ya sin poder contener las lágrimas.

Su historia es común entre las mujeres de la etnia somalí en Kenia, donde la práctica totalidad de las niñas sufren la ablación cuando tienen entre cinco y diez años de edad.

En realidad, existen tres tipos diferentes de MGF, tal y como explica Clifford Omondi, ginecólogo en el Hospital para Mujeres de Nairobi. “En el grado uno, se extirpa parte o todo el clítoris, en el grado dos, se extirpan además los labios menores, y en el grado tres, se extirpan el clítoris y los labios menores y mayores”. En este tercer caso, el que se practica en la etnia somalí y el que sufrió Sophia Abdi, se cosen los dos lados de la vulva hasta dejarla prácticamente cerrada. Las herramientas usadas para cortar suelen ser cuchillas de afeitar o cuchillos de cocina y, por lo general, las personas que se dedican a realizarla son ancianas sin ningún tipo de preparación médica.

“La ablación elimina el placer sexual y conlleva que el coito sea doloroso, pero estas mujeres no se lo dicen a sus maridos y sufren en silencio”, señala el doctor Omondi. También supone más dolor durante el periodo y provoca muchas complicaciones durante el parto: “En ocasiones, el bebé tiene que desgarrar el tejido para poder salir”. Sophia Abdi admite las dificultades para su implementación: “Aún queda mucho camino por recorrer, la ley es sólo la mitad del trabajo”. Pero, al mismo tiempo, se indigna e insiste en que el gobierno y la sociedad civil deben hacer todo lo necesario para erradicar esta práctica de una vez por todas.

“Cuando pienso que hoy hay niñas que sufren lo que yo sufrí… es injusto, porque la ablación no tiene ningún sentido, no tiene nada que ver con la cultura ni con la religión. ¡No tiene ninguna base!” Además de en Kenia, la ablación aún se practica en otros países del continente como Egipto, Sudán, Sudán del Sur, Etiopía, Somalia, Guinea o Mali.

Comentarios

buenas noticias desde luego! pero la ablación es un término de por sí referido a la mujer, no hace falta lo de "femenino", ¿no?
Precisamente, me aseguré al escribir este texto. Según la RAE, la acepción médica de 'ablación' es: "Separación o extirpación de cualquier parte del cuerpo." http://is.gd/fUPZhfPor eso especificamos "ablación genital femenina" en el texto.
Le felicito.No recuerdo desde hace mucho tiempo un artículo sobre el tema que no se empeñe en identificarlo erróneamente con la religión musulmana. Usted hace todo lo contrario. Solo echo en falta un detalle:explicar que en algunos de los países donde se practica es tan independiente de la religión que se realiza hasta entre los católicos.
Tampoco estaria de mas decir que es un asunto exclusivamente femenino. Que los hombres en esto, ni pinchan ni, nunca mejor dicho, cortan... Cobra fuerza aquello de que lass mayores maltratadoras infantiles son las mujeres, verdad!?
Maltrato infantil, o no sabes leer o no tienes capacidad de raciocinio y pensamiento. Precisamente esta salvajada brutal se debe única y exclusivamente AL MIEDO DEL VARÓN, muy machito él y muy poderoso, a que su mujercita pueda -oh, tremendo horror- disfrutar del sexo, y -oh horror de los horrores- llegar incluso pegársela por ahí con otros. Es escandaloso cómo en asuntos dramáticos como este u otros en este blog, los comentarios de reducen a cuatro y el de la guitarra, porque todos esos defensores absurdos y cobardes del machismo rancio y asqueroso, que se agarran con uñas y dientes a las anécdotas del miembro y la miembra para considerarse unos pobres hombres maltratados, no saben qué alegar en estos casos para defender el mantenimiento de su injusticia crónica. (Salvo los que no saben leer, como maltrato infantil),
Marie Dedieu, francesa de 66 años secuestrada en Kenia supuestamente por el mismo grupo islamista que retiene a dos cooperantes españolas, ha muerto. Una buena persona en un mundo de brutos.
Si no están circuncidadas no son "casaderas", los maridos no las quieren. Padres, madres y maridos no son una muestra de cultura sino de INCULTURA.
se trata de controlar la sexualidad de las mujeres, los hombres creen que si una mujer no está circuncidada va a ser sexualmente activa y no se quedará en casa sola sino que irá e intentará transgredir su matrimonio. Eso no es exigir una castración ? Tan incompetentes son esos hombres que tiene que atar a sus mujeres para que no se les escapen. Y por qué no dicen que prefieren mujeres activas y no pasivas que den y reciban placer. Si eso fuera lo que llevara al matrimonio el asunto estaría concluido. Aunque lo mejor para esas mujeres es que no las casen y se larguen del país para que vamos a engañarnos. El matrimonio es una cárcel y la única salida que les dan para tener trabajadoras gratis. Y si les hacen eso para que no sean libres sexualmente y porque sólo son casaderas, pues lo mismo ocurrirá con el acceso a la cultura que sería otra forma de escapar. Los dominados repiten los patrones de dominación a beneficio de los que mandan. eso es el servilismo. Ánimo a los y las que luchan por una kenia mejor. Esto me recuerda a esa gente, muchos ejercito y policias, que se ponen al sercvicio del tirano y machacan a la población que les vio nacer .
Unos las tapan con trapos por miedo a los otros "machitos", y otros las mutilan. Están tan obsesionados con el sexo y con la posesiónn de las mujeres que son capaces de todo por controlarlas. Tenemos que ayudarlas a romper con esto
Ludovica: la ablación es una atrocidad, de la que la mujer es víctima y verdugo. Y es que la la mujer ha sido tan responsable como el hombre en la transmisión y perpetuación de eso que tú llamas "machismo rancio y asqueroso". Por cierto, menor atrocidad, pero mutilación genital al fin y al cabo, y de la que NUNCA se habla, es la circuncisión, que millones de hombres sufren innecesariamente por razones tan rancias como las de la ablación femenina.
muy buen articulo, y me gusta especialmente, que evite relacionarlo directamente con la religion musulmana. enhorabuena.
La ablación es una de las barbaridades más prevenibles o evitablesde nuestros tiempos. Esto trasciende el feminismo, es simplemente una brutalidad que debe ser perseguida sin miramientos multiculturalistas.
Como cada cinco horas muere un niño por maltrato en EE.UU., es el momento de que la NATO tome parte en el asunto y bombardee un régimen que provoca este genocidio. Como es un pais rico en recursos naturales puede ser una buena presa para los banqueros europeos. Kenia esta muy lejos y hace mucho calor, ademas de que este tema de la ablacion esta muy manido. En Europa la ablacion mental es una costumbre generalizada y ninguna ONG se preocupa. En cuanto a Somalia, ya se sabe que los musulmanes son malisimos y convendra seguir machacando estos paises. El Islam es una vacuna muy peligrosa para la ablación mental.
Ser humano ¿ser racional?
Mira Ludovica, hace pocos dias este blog y el mundo entero se admiraban de como unas mujeres podian parar conflictos militares negando su cuerpo a los varones (a riesgo de sus vidas). Me estas diciendo que unas mujeres pueden negar su cuerpo a gente que habitúa a matar como medio y exigirles cosas y que por otro lado el que dirán estos hombres es suficiente motivo para meterse en una tienda y mutilar a sus hijas (repito, sin la presencia de ningun hombre...)...!!?? A lo mejor por eso persisten segun que problemas para las mujeres. Porque os empeñais en echarle la culpa a los hombres.
No , no es racional. Sólo tiens que leer a pereico las tonterias que dice. Debe ser porque hace calor, esta ido y es muy manido y lleno de topicazos
No creo que la circuncisión la hagan para que el marido no ponga los cuernos a la esposa. No creo tampoco que eso se lo hayan inventa mujer alguna. Y no creo que sea lo mismo ¿no se parece a la fimosis?
Un lamentable asunto en el que MUJERES mutilan a niñas con la complicidad de las madres. Hay un gran negocio que aprovechas las mutiladoras-comadronas, que asi ganan un buen dinero. Y como dice una chica en el articulo: "...mis amigas y yo habíamos oído que era muy algo muy bonito y que, si cumplías 10 años y no lo habías hecho, las otras niñas hablarían mal de ti”. Supongo que algo querrá decir el que las mujeres y niñas mutiladas presionan a las que aun no han sido mutiladas para que se dejen mutilar.. Y no es cierto que los hombres no acepten esposas sin mutilar, es solo que pagan menos a las familias de las novias si no estan mutiladas, asi que los padres son otros que tienen un gran interes economico en mutilar a sus hijas.
Oye, Ludovica (esto es, Luisa, que es tu probable nombre), ¿por qué y con qué derecho supones que TODOS los hombres seguimos la lamentable y descerebrada conducta que mencionas? ¿Conoces la existencia en el idioma castellano, ése tan maltratado por las hembristas, de unos términos llamados cuantificadores y que sirven para especificar a qué parte del todo nos referimos? Términos como "algunos", "ciertos", "varios" ... etc. ¿Crees que alguien puede leer que acusas a TODO EL GÉNERO MASCULINO de tal barbaridad sin que la palabra "paranoia" empiece a flotar por su mente? ¿Crees de verdad que todos los hombres somos así? ¿O me vas a dar la respuesta standard de "todos los que he conocido"? Porque si ésa es la respuesta te diría que por qué te vas a sacar conclusiones sobre el hombre (masculino, no genérico) a una jaula de gorilas.
Desde luego, el artículo es excelente. Evita los topicazos de rigor tan frecuentes en el periodismo contempóráneo. Eso sí, encuentro algo surrealistas las penas con que el gobierno de Kenia castiga estos actos. La privación del placer sexual es una tortura, y la privación del placer sexual de por vida es un tortura de por vida. Al lado de este crimen el asesinato me parece algo menor. Lo grave no es tanto que la víctima muera como que sobreviva. Porque estar para sufrir es siempre peor que no estar.
La culpa no es de la ley y del que la hace sino del verdugo, claro. El que no se mancha las manos, pero exige, ese es inocente. Y mujeres que hacen eso son todas las mujeres y las madres y ricas. Y no hay mujeres que luchan contraello, y las del artículo no las has visto siquiera. En Walt Street están todas esas mujeres ricas hundiendo en la miseria y matando de hambre ... No sé si eres malintencionado o simplemente tontorrón, a pepelar . Diría que lo primero. Aunque lo segundo, la ignorancia y el temor a quelas niñas no se casen en un país en el que sin casarse no son nada, es igualmente pernicioso. Es posible que algunos padres se sometan a esa barbarie pensando que es por su bien, que si no lo hacen no encontrarán marido que es lo mismo que decir futuro aunque sea bien miserable y servil. Pero eso excede a tus posibilidades, el ponerse en el lugar de otro y ver el contexto.
Una práctica aberrante.Esperemos que desaparezca en pocos años.
Hola Unocualquiera, no sé quién te ha dicho que piense que los hombres sois todos iguales, qué horror. Mi vida habría sido y sería un infierno, de hecho conozco MUCHOS hombres que no sólo no piensan así sino al contrario, entre otras cosas porque vivo en Escandinavia, de donde es mi madre, y aquí los hombres son -en general, claro- maravillosamente igualitarios y cultos. Pero es que en este blog es espantoso la cantidad de burradas paleolíticas que se llegan a leer, opiniones de españolitos de pro, que dan mala gana y que evidencian que mi país de origen, por desgracia, sigue viviendo con una mentalidad del siglo XIX... los españoles y españolas ´con los que trabajo nos metemos de vez en cuando y nos quedamos tristísimos de ver cómo estáis aún respecto a este tema.
http://nelygarcia.wordpress.com. Esas prácticas constituyen una de las aberraciones y vejaciones, hacia las mujeres. ¡Que injusticia!
Ludovica. Me parece estupendo que estes feliz en escandinavia, pero España es uno de los paises européos menos machistas estadisticamente hablando. Es que hay mucha gente que, como el ex-presidente, le gusta hablar mierda de su pais cuando esta fuera, porque así quedas de guay... Cual es el machismo de España, el del gobierno hembrista o el no decir que si a todo lo que nos quieras decir?Pues si, estas mejor alli...
Eso NO es ablación. Es MUTILACIÓN GENITAL. Llamen a las cosas por su nombre. La ablación consiste en extirpar algo dañino o inservible, y no es aplicable a esta barbaridad. Si acaso lo llamarán ablación los que la practican. Se debería dejar de usar esa palabra para referirse a la MGF.
¿Alguien se ha planteado qué pasaría si las madres no pagaran a las comadronas para que mutilen a sus hijas? Porque los hombres, solteros no se iban a quedar. Se casarian de todos modos, pero eso sí, pagarían menos por las novias. Y las muchas comadronas que se dedican a mutilar a las niñas perderían una buena parte de sus ingresos. Más que machismo, parece un caso de explotación de las menores por sus familias.
¡Hombre! ¡Asmodeo! ¡pero si te dábamos por desertor o por hospitalizado en algún remoto lugar del Pacífico tras algún caso indignante de divorcio injusto y pérdida de la custodia de algún amigo tuyo! ¿y qué tal está Feminismo-no-gracias? parece que se ha cansado de poner bobadas insufribles y eternas, no me extraña, creo que llegó demasiado lejos en su locura y fanatismo. Llévale bombones al psiquiátrico de mi parte. No te preocupes, no voy a volver de momento, aquí se vive estupendamente y mi trabajo me apasiona, igual que la sociedad en la que me muevo. Como veo que tu incultura no te deja ver la situación penosa que tenéis ahora en mi país respecto a la igualdad (tal vez si leyeras más...) me remito a recordarte la evidencia de las muertes a manos de sus parejas que lleváis a estas alturas del año, las denuncias aumentando a un ritmo vertiginoso y las esperpénticas declaraciones un día sí y otro no tanto vuestras en estos foros como de la rama pepera que gobernará en breve sobre este tema. En unos meses España volverá a la Edad Media -no creas que no me pena- pero los pocos logros en este sentido de este gobierno se van a esfumar con la mantilla, el rosario y las mujeres y hombres de la derecha más rancia y apestosa. Ya verás qué contento te pones tú con tu obsesión machista. Aun volverá Feminismo-n-g y todo...
Los hombres necesitaban asegurar su paternidad y utilizaron todos los medios a su alcance para conseguirlo, y todo ello con el consentimiento femenino, pues las mujeres se dejaron controlar, probablemente por el mismo deseo compartido de asegurar la autoría de su progenie. María Jesús Rosado Millán “Los hombres y la construcción de la indentYdad masculina”
Los hombres, aunque no es igual en todo el mundo, necesitaron asegurar la paternidad para transmitir la herencia y no lo consensuaron con las mujeres porque éstas ocupadas con los hijos etc. no tenían poder económico ni político ni militar.
Ludovica, a quien, pese a vivir en Escandinavia, se le nota todavía el pelo de la dehesa, pertenece a ese subconjunto de la población que se queda muy a gusto refiriéndose de forma despectiva a los españoles como "españolitos" y, sin embargo, ardería en santa ira si oyera a algún español hablar de "chinitos", "mexicanitos","mujercitas","japonesitos" o "señoritas". Por supuesto, que alguien se refiera a los "alemanitos", "francesitos" o "finlandesitos" ni se le pasa por la cabeza. Respecto a la práctica de la MGF en Kenia, el hecho de que una mujer en tantas aspectos excepcional y admirable como la Premio Nobel de la Paz Wangari Maathai se abstuviera de condenar (por lo menos hasta 2001) la práctica de la MGF por considerarla un rito de paso a la edad adulta de las niñas profundamente enraizado en el corazón mismo de la cultura kikuyu, hace pensar que la pervivencia de esta práctica cruel se debe a causas muy complejas que van más allá de la perfidia de los machos, ese comodín con el que la impar Ludovica, esa lumbrera experta en antropología cultural, explica todos los males del mundo.
Oh mente sublime, sabio Skeggjöld, lo cierto es que los diminutivos me resultan entre penosos y ridículos, los diga yo o los diga cualquier otro. Tengo un vecino francesito, precisamente (es muy bajito) bastante impertinente y casi tan pedante como tú. Los mexicanitos, japonesitos, señoritas y mujercitas me dan más o menos exactamente igual, por lo cual me quedo en general indiferente cuando los oigo nombrar. Pero lo mejor de tu argumento bobo es que pongas como ejemplo a un Nobel de la Paz (uno de tantos) tan patético como el de una mujer que tuvo las narices de afirmar que el virus del sida había sido introducido en África por científicos occidentales como arma letal. Hace falta estar loca perdida. Si le das crédito a una borrega semejante, vas bueno. Recibir un Nobel de la Paz hace tiempo que no es sinónimo de cordura ni de ejemplo a seguir. Por supuesto que un problema como este tiene mucha más complejidad que la de la simple opinión o el miedo a los cuernos de un pobre hombre, pero nace, se basa y se mantiene en una cultura de dominio del hombre y en un intento de control sobre la mujer y su sexualidad, ante el miedo a su disfrute y a su vida plena e igual a la de su pareja, que en este caso es su dueño. Esa y no otra es la clave -a romper- de que se mantenga este horror para tantas niñas.
Veo, Ludovica, que, pese a gozar de las ventajas que el país escandinavo en donde vive ud le proporciona, no se ha molestado ni poco ni mucho en aprender algo sobre la mitología y la cultura ancestral de esa parte de Europa. Ha de saber que tanto mi compañera Skögul como yo somos Valquirias y, por tanto, sabias, que no sabios. Como desde hace tiempo ya no tenemos que llevar a los guerreros valerosos muertos en combate al Valhalla y el Ragnarök no acaba de llegar nos entretenemos, con permiso de Odín, navegando por Internet. Wangari Maathai negó siempre haber dicho sobre el SIDA esas tonterías que le atribuyó un periódico de Kenia, y, dado que se licenció en biología en EEUU y se doctoró en medicina veterinaria en la Universidad de Nairobi, algún conocimiento debía de tener sobre la naturaleza de los virus y sus mutaciones, de modo que me inclino a creerla a ella más que al periodista que publicó las supuestas declaraciones.
Ve usted bien, pues no se me ha apetecido tal cosa, dado que mi tiempo es oro y mis obligaciones muy absorbentes y abiertas a demasiado estudio como para estar pendiente de lo que significa el nombre de usted y el de su amantísima, que dicho sea de paso no son el ombligo del mundo amplio y redondo. Usted puede dar crédito a lo que quiera, faltaría más, y si esta mujer le cayó en gracia me parece muy bien, pero de todos modos su argumento sigue siendo pobre y sin fundamento, además de absolutamente desconocedor de la realidad patriarcal y machista que dirige cada uno de los hilos en las vidas de la mujer africana a día de hoy. Sin duda mejor dedíquese como apunta a pasear por internet, pues por lo que parece, si no llega el Ragnarök, tampoco tienen mucho más que hacer usted y su supongo también sabia y sublime, cómo no, Skögul...
¿Y qué opináis acerca de la ablación masculina, más popularmente conocida como circuncisión? Cuando la única diferencia entre la femenina y la masculina, es que la primera priva de placer sexual y la segunda, en principio no y digo en principio, porque cuando se realiza con mala praxis médica y/o higiénica, también puede causar la muerte en el niño víctima de la agresión, de hecho y por estadística, fallecen más varones que niñas a causa de esta lacra, ya que la ablación masculina (la circuncisión) se practica con fines mayoritariamente religiosos a 6 varones por cada niña en el mundo y sin embargo, nadie denuncia la imagen mucho más cotidiana de niños subsaharianos obligados a arrodillarse en la tierra con una piedra entre sus piernas, mientras un adulto le estira el prepucio al máximo para seccionarlo sobre la piedra entre las piernas del menor..Y para terminar, diré que me parece vergonzoso y de lo más ruín, la práctica de aplicar la perspectiva de género incluso a las víctimas infantiles de la crueldad humana, con el objeto de discriminar a los niños en favor de las niñas a la hora de concienciar a la sociedad para lograr que esas agresiones a la integridad de los menores se continúen aplicando con total impunidad.